La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) entregó una donación de 2,011 kilogramos del insecticida Alfacipermetrina, valorado en 161 mil 483 dólares.

El insecticida se destinará para el control del vector Triatoma Dimidiata, responsable de la enfermedad de Chagas y es parte del proyecto para el fortalecimiento de las actividades de vigilancia y control de la enfermedad de Chagas.

La donación del insecticida fue entregada por el representante del JICA en Nicaragua Tomoyuki OKI y recibida por el doctor Carlos Sáenz, Director de Vigilancia de la Salud Pública.

“Nosotros estamos luchando contra el vector, el que trasmite la enfermedad para evitar que las personas adquieran la enfermedad. Los casos que tenemos que son crónicos los estamos tratando”, dijo Sáez al asegurar que Nicaragua fue certificado como uno de los países que ha eliminado a uno de los vectores conocido como el Rhodnius prolixus, que es un chinche transmisor del mal de Chagas. En Nicaragua existen unas 600 personas que están afectadas por este mal de tipo crónico.

El proyecto, que inició en septiembre de 2009 y finaliza en agosto del mismo año en Matagalpa, Jinotega, Madriz, Estelí y Nueva Segovia. La entrega se realizó en el complejo Conchita Palacios en el MINSA.

En los meses de enero a abril del 2013 se rociaron 48 mil viviendas, de las cuales 6 mil 29 corresponden a 87 comunidades de Jinotega; 740 a 12 comunidades de Madriz; 21 mil 128 de 270 comunidades de Matagalpa; 6 mil 104 de 103 comarcas de Nueva Segovia y 14 mil 456 hogares ubicados en 221 comunidades de Estelí.

De acuerdo al informe del MINSA la cobertura de rociamiento abarcó un total de 24 municipios de 693 comunidades y 48 mil 457 viviendas.

En las visitas de los brigadistas de salud se encontraron 2 mil 67 viviendas afectadas con insectos que se alimentan de la sangre. De estas viviendas 763 se ubican en Matagalpa, 297 en Jinotega, 32 en Madriz, 203 en Nueva Segovia y 772 en Estelí.

¿Qué es la enfermedad de Chagas?

Desde que inició el proyecto Fortalecimiento de las Actividades de Vigilancia y Control de la enfermedad de Chagas, el JICA ha destinado unos 4 millones de dólares como parte de la cooperación técnica que el Gobierno y pueblo de Japón destina a Nicaragua en el tema de la salud.

El mal de Chagas es una enfermedad parasitaria transmitida por insectos que se alimentan de sangre. Se transmite por las heces de los chinches infectados con el parásito Tripanosoma cruzi, por transfusiones de sangre donada por personas infectadas con el parásito y transmisión congénita.

La enfermedad se manifiesta de 5 a 20 años después de ser infectado, en la fase aguda se da malestar general, fiebre, escalofrío, cansancio, signo de romaña y en la fase crónica alteraciones cardíacas o digestivas que pueden ser mortales. Los chinches pueden estar en los techos, detrás o debajo de los muebles, detrás de los cuadros, en paredes de adobe, marcos de ventanas.

La mejor manera de prevenir la enfermedad es la limpieza, mejoramiento y ordenamiento de la vivienda o buscando chinches.