“En tiempos de incertidumbre, los países del sur están sosteniendo colectivamente el crecimiento económico mundial, apuntalando a otras economías en desarrollo, reduciendo la pobreza y aumentando su riqueza a gran escala”, señala una de las conclusiones del Informe sobre Desarrollo Humano 2013, que fue presentado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en la Unan-Managua.

Bajo el título "El Ascenso del Sur: Progreso Humano en un mundo diverso", el informe ubica a Nicaragua en la posición mundial 129, con un índice de 0.599, el que ha ascendido de forma sostenida.

Según el informe, en Latinoamérica y el Caribe, Chile, Barbados y Argentina se ubican en el grupo de desarrollo humano muy alto; 19 países en el grupo de desarrollo alto y otros 10, entre los que destaca Nicaragua, en el grupo de desarrollo humano medio. En general, el valor del Índice de Desarrollo Humano para la región es de 0.741 puntos.

En una presentación ante personalidades de los poderes del Estado, representantes del cuerpo diplomáticos, destacados empresarios y comunidad universitaria, el Representante Residente Adjunto del PNUD en Nicaragua, señor Benigno Rodríguez, enfatizó que el paradigma del Desarrollo Humano, refiere al proceso mediante el cual se van desmontando las privaciones humanas como la pobreza, el limitado acceso a los servicios públicos, el desempleo y la falta de participación social y política.

Asimismo resaltó que el dinamismo de las economías emergentes está impulsado por el comercio, la inversión extranjera y las asociaciones tecnologías dentro del sur. También señaló que los elementos que han sido cruciales en el ascenso del sur son la erradicación del hambre y la pobreza, las desigualdades de género y la sostenibilidad del desarrollo.

En ese sentido aseguró que "América Latina y Centroamérica están haciendo la tarea y por supuesto, Nicaragua, también está haciendo grandes esfuerzos por superar la pobreza e incrementar su Índice de Desarrollo Humano".

Por su parte el Economista Jefe del PNUD para América Latina y el Caribe, señor George Gray, explicó que el informe señala que la tasa promedio del crecimiento anual del Índice de Desarrollo Humano (IDH) en América Latina fue del 0.7, pero en Nicaragua fue del 1%, 0.3% más rápido que el promedio.

“En Nicaragua a nivel global, la tasa de aceleración del IDH liderado por longevidad y educación es uno de los más altos de la región. Nicaragua junto a otros tres países de la región se encuentran en un proceso acelerado de convergencia social, esto es distinto a la convergencia económica que todavía se mantiene en un nivel moderado”, explicó Gray.

El especialista aseguró que Nicaragua vive una transición demográfica acelerada que redunda en una caída de la tasa de fertilidad, en una mejora de la educación de la mujer y en el inicio de una transformación del mercado laboral. “Ese proceso que está en marcha redundará, en el futuro, en la reducción de la pobreza y la desigualdad, pero por hoy se encuentra en una fase incipiente para empezar a dar frutos”, valoró.

En general, Gray manifestó que la evolución de los países del sur tiene que ver con factores como las innovaciones importantes en política social, y en ese sentido dijo que América Latina ha estado en la vanguardia de la implementación de diferentes tipos y políticas.

“En Nicaragua y en América Latina, en general, vemos cambios en la composición de la pobreza y también vemos el ascenso de una clase media popular, que todavía tiene visos de vulnerabilidad, que ha salido de la pobreza recién en esta década, pero que tiene aspiraciones de bienestar muchos más altos”, expresó Gray.