Ramón Antonio Guillen tras vivir quince años en una humilde vivienda hecha de zinc y tablas viejas por donde se filtraba el agua de lluvia, hoy puede presumir de tener un hogar digno, acogedor y en excelentes condiciones gracias a la Alcaldía de Managua y al gobierno de China-Taiwán que a través de su embajada ha llevado alegría y una mejor calidad de vida a 97 familias de Managua.

Es fantástico lo que me está pasando, me siento feliz y tranquilo porque ya no me voy a mojar. Agradezco a Dios, al comandante Daniel, al a compañera Rosario, así como al gobierno y pueblo de Taiwán, a todos las personas del barrio que me han ayudado bastante”, dijo don Ramón, habitante de barrio Lomas de San Judas.

Este año estaba bien preocupado porque se me estaba cayendo la casa y de pronto me llegó el aviso que me construirían mi casa”, expresó don Ramón.

El vicealcalde de Managua, compañero Enrique Armas Rosales, comentó minutos antes de entregar las llaves de su nueva casa a don Ramón, que en este barrio el gobierno ha llevado muchas obras de bienestar, tranquilidad y progreso a sus habitantes.

El beneficiado a partir de hoy disfrutará de esta preciosa casita en un momento clave ya que estamos a pocos días de la entrada del invierno. Hemos tenido toda esta semana la tónica de beneficiar a los compañeros de la tercera edad y estamos muy contentos que tenga una casa más fresa, más amplia y más digna”, aseguró Armas.

Asimismo, el excelentísimo señor embajador Jaime Chin-Mu Wu, quien llegó acompañado de su esposa Cindy Mu y gabinete, manifestó que: “Es un proyecto que siempre nos hace sentir felices. Al ver las casas anteriores se nos hace un hoyo en nuestro corazón, pero después de ver estas casas dignas nos sentimos muy complacidos por haber realizado esfuerzos y lo más importante ese compromiso del presidente Daniel y la vicepresidenta Rosario Murillo”.

Durante la entrega de la vivienda los pobladores pudieron asistir a una jornada médica y los niños y niñas disfrutaron de juegos, de los payasos y dulces.