Después de varios años sin presencia en las instancias decisivas de los torneos europeos y desde la temporada 2007-8 para ser exactos, los clubes del fútbol inglés no ganaban o no iban a finales importantes.

De a poco volvieron a aparecer en las fases definitorias tanto en la Champions como en la Europa League de este año. Y esta temporada ocurrió un hecho inédito: que las dos finales de los dos torneos europeos están definidas por equipos ingleses. Por la Orejona habrá duelo entre el Liverpool y el Tottenham y por la Europa League, el Arsenal y el Chelsea.

Este martes, el Liverpool logró la hazaña de dar vuelta la serie ante el Barcelona y el equipo de Pochettino hizo lo mismo en Amsterdam un día después. Así quedó establecido que el 1° de junio en el estadio Wanda Metropolitano del Atlético de Madrid se medirán para saber quién se queda con la Champions. Será la segunda vez que dos equipos ingleses definan el título. Sería la primera vez que el Tottenham puede alzar la Orejona, trofeo que el Liverpool ya levantó en cinco ocasiones (la última, en el 2005).

Por la Europa League, la final se disputará el miércoles 29 de mayo en Bakú, la capital de Azerbaiyán. Muy pocos días más tarde, el sábado 1 de junio, Liverpool y Tottenham completan un ciclo histórico para el fútbol británico y determinan al nuevo rey del Viejo Continente. 

Este auge del fútbol inglés en Europa tiene relación cada vez más fuerte y apasionante que es su liga, la Premier. El actual campeonato encuentra al Manchester City y al Liverpool con chances de ser campeones cuando resta una sola fecha. Lo increíble es la cosecha de puntos de ambos equipos. El City de Guardiola suma 95 unidades y el Liverpool de Klopp, apenas uno menos.