El Papa llegará el día 26 de marzo a Santiago (este), donde se reunirá con Castro, y después viajará a La Habana (oeste), donde permanecerá el resto de su estancia en la isla.

En estos dos días, se dirigirá a las masas en dos actos celebrados en las principales plazas de estas dos ciudades, conocidas ambas como plazas de la Revolución.

Además, visitará la estatua de la Virgen de la Caridad ubicada en la ciudad de El Cobre (este) para conmemorar el 400º aniversario de su descubrimiento por tres pescadores en una bahía del este de Cuba.

De momento, se desconoce si Benedicto XVI se reunirá también con el ex presidente cubano Fidel Castro. A pesar de que está retirado desde 2008, es habitual que Castro se reúna en privado con los líderes internacionales que visitan el país.

Tras la revolución cubana de 1959, las relaciones entre el Gobierno y el Vaticano comenzaron a mejorar en la década de 1990, en un proceso que alcanzó su clímax con la visita de Juan Pablo II en 1998.

Además, la Iglesia Católica, a través del arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, medió en julio de 2010 con el Gobierno la liberación de varios presos políticos, entre ellos los pertenecientes a la Primavera Negra de 2003.

Por otro lado, fuentes de la Iglesia Católica de México han confirmado que el Papa visitará este país entre el 23 y el 26 de marzo de este año.