Las tres mujeres halladas con vida en Estados Unidos tras haber desaparecido de su propio vecindario en Cleveland hace aproximadamente una década fueron rescatadas de una casa que las autoridades intentaron visitar hace varios años, dijo el martes la policía.

Tres hermanos, uno de ellos conductor de ómnibus escolares que además es dueño de la casa de la que se rescató el lunes a las mujeres y a una niña, están bajo arresto, agregó la policía en conferencia de prensa.

Un familiar de una de las mujeres, que eran adolescentes en el momento en que desaparecieron, describió su supervivencia como "un milagro", mientras las autoridades y los residentes de Cleveland aún no podían entender cómo no se dieron cuenta de nada de lo que estaba pasando durante tanto tiempo.

La policía dijo que una niña de 6 años rescatada con las mujeres sería la hija de Amanda Berry, actualmente de 27 años, quien pidiendo ayuda a los gritos alertó a un vecino y generó la liberación tras su desesperado llamado al 911 en la noche del lunes.

"¡Ayúdenme! Soy Amanda Berry (...) Fui secuestrada y he estado desaparecida durante 10 años y estoy aquí. Estoy libre ahora", se escucha decir a Berry en una grabación de su llamada difundida por la policía.

Efectivos policiales arribaron a la casa minutos después de la llamada y hallaron a Berry junto con Gina DeJesus, que hoy tiene 23 años y desapareció en 2004, y Michelle Knight, que tenía 20 años cuando se la dio por desaparecida en 2002, indicó la policía.

También hallaron a la niña, que habría sido concebida y nacida durante el cautiverio de Berry, agregó la policía.

Berry había sido vista por última vez a la salida de su trabajo en un restaurante de comida rápida la víspera de cumplir 17 años en abril de 2003, y DeJesus había desaparecido mientras regresaba a su casa desde la escuela.

Luego del rescate, las tres mujeres fueron llevadas a un centro médico, donde se reunieron con sus familias y amigos, y fueron dadas de alta el martes.

"Si no creen en milagros, creo que deberían repensarlo. Esto es un milagro", dijo a periodistas Sandra Ruiz, tía de DeJesus, el martes en Cleveland. Sus comentarios fueron televisados por el canal local WJW.

"Cuidado con quiénes son los vecinos, porque uno nunca sabe", agregó Ruiz.

Ariel Castro, el conductor de ómnibus escolares de 52 años propietario de la casa donde se halló a las mujeres, fue arrestado junto con sus hermanos Pedro, de 54 años, y Onil, de 50, informó la policía.

"Creemos que tenemos a los responsables", declaró el subcomisario de Cleveland Ed Tomba.

Funcionarios de Cleveland dijeron que están investigando cómo las jóvenes pudieron permanecer sin ser encontradas en el vecindario, donde las casas están muy cerca unas de otras apenas separadas por una calle.

AUTORIDADES ACUDIERON A LA CASA EN 2004

Autoridades de los Servicios de Infancia y Familia acudieron a la casa en enero del 2004, después de que Castro olvidara a un niño en un ómnibus escolar, dijo el alcalde Frank Jackson en conferencia de prensa.

"Tocaron la puerta pero no tuvieron éxito en contactar a alguien dentro de la casa", indicó.

El subcomisario Tomba dijo que Castro fue "entrevistado exhaustivamente" durante aquella investigación y que no se detectó ningún intento criminal en relación con el olvido del niño en el autobús.

Esa visita a la casa fue más de un año después de que Knight desapareciera y unos meses luego de la desaparición de Berry.

"No tenemos indicios de que ninguno de los vecinos, transeúntes, testigos o alguien más haya llamado alguna vez brindando información, o refiriéndose a cierta actividad que ocurriera en la casa de la Avenida Seymour", dijo el alcalde.

Miembros del FBI y otras fuerzas de seguridad están registrando la casa ubicada sobre el oeste de Cleveland, cerca del lugar en que habían sido vistas por última vez las jóvenes antes de desaparecer. Tomba señaló que la policía también está investigando otras propiedades pero no dio más detalles.

Un ambiente de júbilo invadió la ciudad al conocerse la noticia de que las mujeres habían sido encontradas con vida en un barrio latino de clase trabajadora, donde la zona alrededor de la casa fue acordonada y resguardada como "escena del crimen".

No obstante, los residentes dijeron que estaban perplejos por el caso.

Un hombre que ayudó a buscar a DeJesus, Pastor Angel Arroyo, dijo que con otros integrantes de su familia entregó hace años volantes en el barrio en el que la han encontrado.

"No buscamos lo suficiente. Todo el tiempo ha estado justo debajo de nuestras narices", declaró Arroyo.
Durante la llamada al 911, se puede escuchar a Berry dando al operador el nombre de Castro y pidiendo que la policía acudiese rápidamente.

La mujer también indicó que sabía que su desaparición había sido muy difundida en los medios.

El vecino que acudió en ayuda de Berry dijo a la policía que la escuchó intentando salir de la casa y que la ayudó a destrabar la puerta.

"La verdadera heroína es Amanda", dijo Tomba. "Ella es la que permitió que esto pase", añadió.
No se sabe nada de una cuarta chica desaparecida en la zona, Ashley Summers, a la que se vio por última vez en julio de 2007 con 14 años y que la policía investigó como un caso posiblemente relacionado con los de Berry y de DeJesus.

La concejal de la ciudad Dona Brady, amiga de la familia de Berry, dijo a Reuters que la desconsolada madre de Amanda no vivió para ver a su hija rescatada. "Literalmente murió con el corazón roto", dijo Brady, añadiendo que la madre tenía 47 años cuando falleció.