Esto es una realidad, porque el Gobierno Sandinista ha asegurado la estabilidad macroeconómica haciéndole frente a la crisis energética, y diversificando los mercados para exportar más.

Para diversificar la producción, se le ha dado un total apoyo a los productores, especialmente a los pequeños y medianos productores.

Y es que la pequeña y mediana empresa en Nicaragua, generan alrededor del 70 por ciento del empleo y más del 40 por ciento del producto Interno Bruto (PIB). Eso no significa que no se apoye a los grandes productores, por el contrario, continúan siendo parte del desarrollo integral de nuestro país.

Sin embargo, con el apoyo que el gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Primera Dama, Rosario Murillo, otorgan a los pequeños y medianos productores, que son la inmensa mayoría, se va transformando la economía de Nicaragua, lo que significa ir sacando de la marginalidad y la pobreza a la familia nicaragüense.

UN GOBIERNO QUE BUSCA EL DIALOGO

En estos momentos, precisamente, con su política de diálogo permanente con todos los sectores de la población, el Gobieno del BIEN COMUN, en una de las mesas tripartitas Gobierno-Empresa Privada-Trabajadores, discuten el incremento salarial de los trabajadores y se espera que en los próximos días lleguen a un acuerdo que satisfaga a todas las partes.

Y es que la Administración Ortega-Murillo, ha demostrado en los últimos seis años, que es el gobierno que más ha dialogado con la ciudadanía en la historia política de Nicaragua.

GRAN OPTIMISMO ENTRE PRODUCTORES

Estas transformaciones económicas impulsadas a profundidad por el Gobierno Sandinista, con reglas del juego bien claras, ha llevado a los grandes, medianos y pequeños productores a pronunciarse con optimismo sobre el futuro de Nicaragua.

Precisamente la Asociación de Productores Exportadores de Nicaragua (APEN), anuncio recientemente que para finales del 2012 las exportaciones serán de casi 3.000 millones de dólares.

Esa es la misma cifra que maneja el Gobierno Sandinista.

De la misma forma se han pronunciado los inversionistas nacionales y extranjeros, quienes aseguran que las inversiones a finales del 2012 serán de casi mil millones de dólares.

Estas políticas fundamentales que se han implementado en todo este tiempo, junto con la estabilidad y seguridad que brinda el Gobierno Sandinista, ha permitido que las zonas frnacas textileras se amplíen y se espera que muy pronto mas de 100 mil nicaragüenses estén trabajando directamente y otros 100 mil trabajos indirecto, como forma contundente de combatir la pobreza.

LOS BENEFICIADOS: EL PUEBLO

Todas estas buenas políticas socio-económicas implementadas por el Gobierno del Presidente Daniel Ortega, y la Primera Dama, Rosario Murillo, redundan, por lo tanto, en beneficio del pueblo nicaragüense.

Estas medidas, efectivamente, benefician al pueblo en general, porque se les restituye sus derechos con mas educación para la niñez y la juventud, se construyen más escuelas en todo el país, se protege a la mujer nicaragüense a través del Programa usura Cero, y se le otorga el 50 por ciento de los cargos municipales.

También se les restituye sus derechos con dignidad a los nicaragüenses con la entrega de miles de títulos de propiedad, 700 mil familias son beneficiadas con el Plan Techo y el compromiso del gobierno Sandinista de construir 700 unidades y puestos de salud en todo el país.

Esta transformación económica emprendida por el binomio Ortega-Murillo, les permite cumplirle al pueblo  nicaragüenses con la profundización de los emblemáticos programas sociales como Hambre Cero, Bono Productivo Alimentario, y más viviendas sociales.

Todos estos logros alcanzados por el pueblo deben profundizarse en el futuro cercano, porque ese es el compromiso del Presidente Daniel Ortega y la primera Dama, Rosario Murillo, cuando el pueblo les dio el mandato el pasado seis de noviembre.