Con una ponencia sobre el legado que dejó el comandante Tomás Borge y la presentación de un video histórico, la Red de Jóvenes Comunicadores rindió homenaje este martes al fundador del FSLN en ocasión del séptimo aniversario de su paso a la inmortalidad.

El encuentro se llevó a cabo en el salón Augusto C. Sandino del Palacio de la Cultura donde se proyectó un video sobre la gesta que libró en la lucha de liberación el comandante Tomás Borge Martínez.

Guadalupe Padilla coordinadora nacional de la Red dijo que la Juventud Sandinista ha retomado ese legado que “nos dejó el comandante Borge porque él es de los muertos que nunca mueren y esa llama viva de la Revolución la juventud la sigue manteniendo todos los días”.

La ponencia sobre el legado del comandante Borge estuvo a cargo del antropólogo Leonardo Rosales Estrada catedrático de la UNAN‑Managua quien dijo “el comandante Tomás Borge es el paradigma del hombre nuevo y lo tenemos que reconocer como aquel sujeto político que marcó seis décadas de los nuevos procesos democráticos y políticos de Nicaragua”.

red

“Desde la década de los 50 hasta esta década nuestro comandante Tomás Borge fue capaz de sistematizar, primero con Carlos Fonseca, todo el legado de Sandino y construir una propuesta revolucionaria para emanciparnos de Somoza”, añadió el catedrático universitario.

Luego, “con el triunfo de la Revolución Popular Sandinista de 1979, se propuso la democracia obrera, una democracia en la que participábamos los campesinos y los obreros y una vez con esta propuesta Tomás y los demás comandantes como Daniel Ortega y la Dirección Nacional del FSLN propusieron la integración de todos los procesos sociales y productivos en función de la construcción de la nueva patria de Nicaragua”.

Es su obra “Un grano de maíz” el comandante Tomás trató de reflexionar con Fidel Castro en función de que todos los pueblos antiimperialistas no perdiéramos la esperanza y que realmente en Latinoamérica, en Nicaragua, en Cuba, fuera posible siempre la revolución.

El comandante Tomás “para el día de hoy nosotros lo tenemos que reconocer como el revolucionario que quiso que nosotros fuéramos ciudadanos libres y la libertad él la relacionaba con la revolución, también consideraba que el socialismo era el único modelo con la que Nicaragua podía alcanzar esa libertad”.

Rosales Estrada estimó que la juventud y todas las generaciones que todavía “nos lideran, tienen que integrar procesos donde podremos reconstruir en conjunto esa memoria antiimperialista, para que podamos proponerle a este siglo porque así lo decía Tomás: el ciudadano del siglo XXI tiene que ser revolucionario”.

Pero para hacer esto –siguió diciendo el expositor‑ “tenemos que hacer procesos culturales” y recordó que Borge juramentó”nuestra gran revolución cultural como fue la jornada de alfabetización, entonces nosotros tenemos que reconocer ese sacrificio que ellos hicieron para que podamos emanciparnos de todos los modelos oligárquicos”, finalizó.