Las riquísimas pupusas de queso, de chicharrón, de frijoles o el sabroso pan con chumpe, fueron parte de las delicias culinarias que la comunidad salvadoreña compartió con el pueblo de Nicaragua, en el II Festival Gastronómico Salvadoreño 2013, que se realizó en el Puerto Salvador Allende en Managua.

Esta zona turística de la capital acogió a decenas de ciudadanos salvadoreños que residen en el país, mismos que abarrotaron los diez establecimientos de pupuserias que participaron en esta II Festival Gastronómico, en él también se disfrutó del “gallo en chicha” o “los elotes locos”.

Los nicaragüenses que todos los fines de semana visitan el Puerto Salvador Allende también disfrutaron de la comida típica salvadoreña, de sus productos lácteos, de la cerveza Pilsener y de la kolashanpan.

La embajada de El Salvador en Nicaragua, no solo compartió sus platos típicos, sino también su cultura y costumbres ancestrales, pues instaló una cruz muy colorida rodeada de frutas, verduras, que simboliza el inicio del invierno y la fertilidad de la naturaleza. En El Salvador se celebra cada 3 de mayo el Día de la Cruz.

El embajador de El Salvador en Nicaragua, Juan José Figueroa, subrayó que el objetivo principal es estrechar los lazos de amistad históricos entre ambas naciones centroamericanas.

“Más que mostrar nuestra gastronomía, es estrechar nuestros lazos de amistad que hay entre Nicaragua y El Salvador. Nicaragua es un país muy solidario, muy fraterno y en Nicaragua viven miles de salvadoreños”, refirió el diplomático.

Marina Peña Consejera de la embajada salvadoreña, dijo que su país y Nicaragua tiene mucha historia en común, por esa razón siempre las relaciones de amistad y solidaridad están presentes en todo momento.

“Los salvadoreños en Nicaragua nos sentimos en casa, nos han recibido siempre con mucho amor, con mucha solidaridad, en momentos difíciles siempre encontramos el respaldo de Nicaragua y ahora que los dos países nos proyectamos a desarrollar la región, pues siempre coincidimos en los intereses con Nicaragua”, citó Peña que subrayó que la pupusa salvadoreña “es la comida del pueblo”.

Antonia Vasconcelos estaba muy entusiasmada con encontrarse con muchos compatriotas, a quienes les instó a unirse y estar en constante comunicación con su sede diplomática.

“Algo muy importante para la comunidad salvadoreña es no perder su identidad nacional, independientemente que se hayan adaptado muy bien a Nicaragua, porque Nicaragua nos haya recibido con mucho cariño, tienen que mantener su raíz y un evento como este es importante para recuperar la identidad salvadoreña”, mencionó Vasconcelos que tiene 8 años de vivir en nuestro país.

Carlos Matute Solano que habita en Waspan Norte, confesó ser un amante de la pupusa salvadoreña, por lo que no la pensó dos veces para asistir al festival gastronómico “porque nos gusta ese platillo típico, a los nicaragüenses nos encanta las pupusas y es una oportunidad para venir con la familia”.

La embajada salvadoreña instaló un consulado móvil con el objetivo de que cada coterráneo se registre ante la sede diplomática, ya que pretenden conocer la cantidad exacta de salvadoreños que residen en el país. Figueroa estima que en Nicaragua residen unos 15 mil [email protected] salvadoreñ@s, muchos con vínculos familiares con nicaragüenses.