A bordo de vehículos particulares, motocicletas y buses, las familias de Managua y otros departamentos se dieron una refrescadita en las aguas de Pochomil y en los ríos ubicados en la carretera que conducen hacia San Rafael del Sur, espacios en los que se nota la alegría de un pueblo que vive en paz y disfruta un verano de amor y unidad.

recorrido

Pochomil año con año acoge a miles de veraneantes, los que aprovechan las vacaciones para disfrutar las olas de una de las playas más hermosas del Pacífico, realizar paseos a caballo, cuadraciclos o bien disfrutar del ambiente de festejo que predomina en el sitio.

recorrido

“Me gusta venir a esta playa porque tiene una costa hermosa, los niños se divierten jugando en la arena y yo me doy mi buen chapuzón, aquí siempre se llena porque hay un ambiente seguro, en paz y eso nos motiva a venir”, refirió Dulce Baltodano.

recorrido

“Venimos toda la familia, nos sentimos muy seguros porque está la Policía Nacional, está la Cruz Roja, el Ministerio de Salud y eso genera confianza. Aprovechamos estas fechas para relajarnos y olvidarnos del estrés de la ciudad y del trabajo”, expresó Jorge Luis Gahona.

Agua dulce al salir del mar

Una vez que los bañistas abandonan el mar y se enrumban hacia sus hogares, acostumbran darse bañarse en las aguas dulces procedentes de los ríos ubicados a lo largo de la carretera hacia Managua, uno de ellos es la poza El Salto, ubicada en el kilómetro 41, propiedad de la familia García, que junto a la municipalidad ha hecho del sitio un espacio acogedor.

rios

“Nosotros tenemos muchos años de venir trabajando en este pequeño negocio familiar, gracias a Dios nuestra propiedad cuenta con un río hermoso y decidimos permitir el ingreso de las familias. Cobramos diez córdobas por persona y hemos venido trabajando con la alcaldía, este es un lugar seguro y tranquilo, contamos con el apoyo de la Policía y el Minsa, garantizando seguridad a las familias”, dijo Fanny García.

Por su parte los bañistas destacan que gracias a la paz del país hoy pueden viajar tranquilamente y disfrutar de los recursos naturales.

“Toda la familia andamos pasándola alegres, gracias a estos espacios de recreación hoy los pobres tenemos la oportunidad de disfrutar en familia, vemos cómo los niños se bañan muy alegres, los más viejos descansamos un poco y la verdad es que solo viviendo en paz podemos ser felices”, dijo Rigoberto Méndez.

recorrido

recorrido

recorrido

rios

rios

rios