Fueron notables las remodelaciones que realizó el Instituto Nicaragüense de Turismo en Xiloá, que se notó más arreglada, limpia, con instalaciones reacondicionadas y nuevos servicios higiénicos, así como nuevos ranchos y áreas de pic nic para el descanso de los visitantes.

Luis Marenco, administrador de ese centro turístico afirmó que ellos se prepararon con dos meses de anticipación para servir al turista, al tiempo que coordinaron con la Policía para dar mayor seguridad a las personas que los visitan. Añadió que el balneario está en mejores condiciones y más limpio, además que su infraestructura luce como nueva, recien pintada.

Aseguró que los fines de semana, sábado y domingo se ha notado que la llegada de visitantes se incrementa en un dos o tres por ciento más en relación al año anterior, pero se espera mucho más para las vacaciones de Semana Santa.

Por el momento los sábados y los domingos están llegando entre 500 y 600 personas por día a Xiloá, pero para Semana Santa el administrador del Centro Turístico espera que esa cifra se multiplique al tiempo que se estarán ofreciendo fiestas con grupos musicales y  algunos grupos de danzas.

Un visitante, Santiago Argeñal, afirmó que encuentra bonita a Xiloá y sano el ambiente que prevalece en el lugar, además de limpio, porque señala que mira que se están prestando más servicios para las familias.

Buenos servicios para los turistas

William Zúniga, otro turista de Managua, expresó que la laguna está ahora más limpia y la gente se divierte con seguridad por la presencia policial.

En el Trapiche, también un balneario  popular ubicado en la carretera vieja a Tipitapa, grupos de familias descansaban a la orilla de las grandes lagunas formadas por la presa sobre el río Trapiche, mientras que gran cantidad de bañistas disfrutaban del agua fresca y la sombra de algunos árboles.

Grupos de vendedores recorrían los andenes ofreciendo su mercancía y en los kioscos los bañistas aprovechaban para comer o tomar licor.

Al respecto Iris Rodríguez Rodríguez vendedora ambulante afirmó que la venta de su producto, tajadas de yuca empacada, estaba buena por la mañana y por la tarde estaba mejorando, opinión que también expresó Rosa Argentina Soza quien dijo que estaba realizando toda la venta que llevó al balneario.

Cerca del Trapiche está El Trapichito, balneario más pequeño, pero que estaba lleno de familias que disfrutaban de sus aguas. La administración ofrece espectáculos por las noches. En el día los bañistas disfrutan de las aguas de las cinco piscinas existentes en el sitio.