Las llamas consumieron la totalidad de la vivienda de Mario Vílchez, de 55 años, en el municipio de Chinandega.

Los bomberos unificados atendieron la emergencia que ocurrió la mañana de este viernes, en el barrio Carlos Fonseca.

La causa del incendio fue que don Mario se durmió en su cama, con un cigarrillo encendido. Él resultó con quemaduras de segundo grado en las extremidades superiores y se rehusó al traslado al hospital.

El fuego consumió la vivienda y todos los enseres del propietario.