Autoridades policiales y mujeres víctimas de violencia, aplaudieron la construcción de las nuevas unidades básicas de la Comisaría de la Mujer en todo el territorio nacional. Del mismo modo, coincidieron en que el Gobierno Sandinista se preocupa por garantizar los derechos básicos de las féminas que sufren maltrato.

La oficial Ana Rivera valoró que la iniciativa del gobierno busca dar espacios más dignos en los que los funcionarios brinden atención a los usuarios de justicia. “Siempre recepcionamos casos, el problema son las dificultades que hemos tenido porque muchas veces no tenemos los medios suficientes para atender inmediatamente los casos”, agregó.

En ese sentido, aseguró que a las comisarías acuden miles de mujeres, pero es en pocos casos en los que se pude dar el acompañamiento de inmediato.

“Así vamos a tener un lugar más amplio para atenderlas como ellas (las mujeres) se merecen, también los medios que vamos a tener para poder darles respuesta más rápido y garantizar el bienestar de ellas”, agregó la suboficial Leydi Martínez.

En la actualidad, el número de denuncias recepcionadas ha disminuido, debido a que la nueva ley 779 ha descartado las mediaciones en estos casos y las mujeres que viven en el ciclo de la violencia, temen tomar acciones. Para contrarrestar el miedo que embarga a las mujeres, la policía nacional ha tomado diferentes medidas de sensibilización y de educación para ayudar a romper el silencio, dijo la oficial.

Mujeres se sienten más respaldadas

Las mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar y abusos de parte de sus parejas, sienten ahora un mayor respaldo. Para ellas, las iniciativas que impulsa el gobierno sandinista, demuestran su claro interés por restituir sus derechos.

“Ayuda en mucho, porque realmente la mujer ha sido muy maltratada. Psicológicamente los varones la humillan y la denigran y juegan con ella”, dijo María Auxiliadora que acudió a la delegación del Distrito III a denunciar la violencia recibida de parte de su esposo. La señora manifestó que sienten un respaldo, con el que ayudan mucho a las mujeres a salir adelante.

También pidiendo justicia, Xóchilt Suárez denunció al padre de su hijo de 17 años, por haberlo inducido a las drogas. “Lo que él tenía que hacer era cuidar de su hijo. Hace mas de ocho meses, el año pasado, el a mí me sacó de la propiedad (…) como yo no quise volver con él, el desquite fue ése, meter al hijo en drogas”, explicó.

Manifestó tener plena confianza en las leyes del país y dijo sentirse apoyada en gran medida, pues como primer paso, internaron a su hijo en un centro de rehabilitación. Igualmente, estimó como muy importante la apertura de las unidades básicas de la Comisaría de la Mujer, porque como ella, existen muchísimas mujeres “que pocas veces buscan los medios, evitando que la gente no se diera cuenta (…) en este caso yo no sabía que me podía ayudar, pero sí, el día que yo vine me ayudaron con mi hijo”, expresó.

La compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, en comunicación con las familias nicaragüenses el pasado jueves, afirmó que la construcción de estas unidades inició el pasado 29 de abril y se espera estén concluidas el próximo 21 de julio.