La clínica del dolor ubicada en el Centro Policlínico Francisco Morazán albergó a pacientes con enfermedades crónicas quienes participaron de una charla en la que se les orientó la ingesta de una dieta balanceada con la que se garantiza una mejor calidad de vida y un prolongado buen estado de salud.

La nutricionista Carolina Cerna destacó que Nicaragua cuenta con abundantes frutas y verduras, las que generan un amplio nivel de vitaminas y nutrientes que a su vez previenen muchas enfermedades.

“La dieta balanceada cuenta con cuatro grupos importantes entre ellas los alimentos básicos como el arroz, los frijoles, entre los alimentos formadores tenemos el pollo, queso, pescado, en la lista de alimentos protectores están el perejil, el ayote, papaya y entre los alimentos que generan energía y concentración están el azúcar, maíz, aguacate, entre otros”, detalló.

La especialista recomendó que sumado a una dieta balanceada, los pacientes deben practicar actividad física para que los resultados positivos sean mejores.

“La nutrición fortalece el sistema inmunológico y contribuye a contrarrestar muchas enfermedades crónicas. No todas las enfermedades se curan con medicamentos, la buena alimentación juega un papel muy importante, por eso el llamado es a comer saludable y sobre todo muchas frutas y verduras”, añadió.

Los pacientes se mostraron animados y dispuestos a cambiar sus hábitos alimenticios, destacando que la salud es un bien preciado y que requiere de muchos cuidados, sobre todo en la adultez.

“Me estoy sintiendo bastante mejor con las terapias que brinda la clínica porque nos enseñan cómo llevar un mejor estilo de vida, sabemos que no es fácil cumplir con una dieta, pero siempre hago el esfuerzo para cumplir con las recomendaciones”, subrayó José Ernesto Rivas.