Parece que los 19 son buena fecha para los grandes eventos históricos, y Disney lo sabe muy bien. Pero más aún, sabe que los 20 son mejores. Puesto que a las 12:02 de la mañana de este 20 de marzo del 2019 compraba algo que vendría a revolucionar y mejorar su contenido. 

Y es que después de 3 años de negociación que fue en diciembre del 2017 cuando se anunció que Walt Disney compraría la división de entretenimiento de 21st Century Fox hasta la espera de 30 años desde grandes productoras como Marvel cedieran derechos de grandes personajes a Fox; no los podíamos imaginar más juntos ahora.

El lunes pasado cerca de la media noche y tras cuatro horas de deliberación, el IFT (Instituto Federal de Telecomunicaciones) de México, aprobó y autorizó la compra de 21st Century Fox (Fox) por parte de The Walt Disney Company (Disney). 

Como consecuencia, los accionistas de Fox tenían que elegir entre un pago en efectivo o en acciones de Disney. Tanto Disney como Fox anunciaron a los mercados de valores que adelantarían la fecha de cierre de la operación costando así la compra por 71,300,000,000 mil millones de dólares.  

La nueva Disney, producto de la concentración con Fox, será la más grande entre las más grandes empresas de medios. Incluirá los estudios de cine y televisión de Fox, sus canales de televisión restringida como National Geographic y FX, Marvel Studios, Lucasfilm (Star Wars), Pixar, Disney Animation Studios, ESPN y mucho más. Aún no queda claro cuál será la posición de esta megaempresa de contenidos muy valiosos para las audiencias respecto de las plataformas de distribución. 

¿Qué le depara al Cine de Superhéroes de Disney-Marvel?  

Si bien Marvel Studios ha incluido crossovers de varios héroes desde su primera cinta ("Iron Man", 2008), siempre tuvo limitaciones relacionadas a los derechos de uso de personajes. Por un lado, los derechos para cine de la saga "Spiderman" le pertenecían a Sony Pictures, mientras que los de "X Men" eran de Fox. 

Originalmente estos derechos le pertenecieron a Marvel, empresa que años antes de ser adquirida por Disney pasó por una severa crisis económica que la llevó a vender los derechos de adaptación de sus héroes más populares, incluyendo "X Men" y los "Cuatro Fantásticos". 

Años después, Disney y Sony llegaron a un acuerdo para que las próximas películas de "Spiderman" formen parte del universo de películas de Marvel Studios; mientras que Fox continuó desarrollando sus propias historias de los mutantes, sea la saga principal de "X Men" y sus spin-offs: "Wolverine" y "Deadpool". 

Ahora con la compra y con la inminente despedida del gran elenco de los Avengers originales en Avengers Endgame del UCM, es más probable que la fase 4, veamos la incursión de personajes como “Silver Surfer”, “Los 4 Fantasticos” “Galactus”, “Victor Doom”, “Kang, el conquistador”, “Skrulls y Super Skrulls”, “Los X-Men” y más. Otras franquicias de gran importancia que ahora pertenecen a Disney también son Avatar, Alien, Predator y Los Simpsons.   

Nuevo contenido para Disney+

La empresa de Mickey Mouse ha fortalecido su catálogo de contenidos justo antes de lanzar Disney+, su plataforma de vídeo en streaming para competir con Netflix, Amazon Prime Video y Hulu. De momento no hay una fecha específica para su lanzamiento, pero se espera esté disponible a finales del presente año. Bob Iger, CEO de compañía, afirmó que la compra "creará un valor significativo" para Disney y sus accionistas. 

Disney+, el servicio se streaming de vídeo, se lanzará a finales del presente año. 

¿Qué compro Disney?

Las siguientes empresas y activos pasarán a formar parte de The Walt Disney Company:

  1.     20th Century Fox
  2.     Fox Searchlight Pictures
  3.     Fox 2000 Pictures
  4.     Fox Family
  5.     Fox Animation
  6.     Todas las unidades creativas de Fox Television
  7.     20th Century Fox Television
  8.     FX Productions
  9.     Fox21
  10. FX Networks
  11. National Geographic
  12. Fox Networks Group International
  13. Star India
  14. Todas las inversiones de Fox en Hulu, Tata Sky y Endemol Shine Group

Desgraciadamente no todo son buenas noticias. Este tipo de movimientos llega con despidos masivos de empleados. Reportes previos estiman que hasta 4.000 trabajadores perderán sus puestos en las oficinas de Burbank y Century City, ambas ubicadas en la ciudad de Los Angeles, California.