Te acabas de comprar un teléfono móvil no tendrás este problema. Tienes suficiente memoria para guardar todas las fotos, vídeos y documentos que quieras; para instalar todas las apps que desees.

En este momento casi todos los modelos de gama media (incluso baja), tienen como poco 32GB de memoria y en los mejores casos 64 o 128GB.  Si llevas más de un año con tu móvil, seguro te toca borrar datos con frecuencia.

Suele ser el caso de un Smartphone con 16GB de memoria o menos. Para que dejes de estar constantemente revisando tus aplicaciones y archivos, hay algunas prácticas y trucos que te pueden ayudar:  

1-  Muchos teléfonos vienen con apps preinstaladas en su configuración que suelen ralentizar los sistemas operativos. Eliminarlas o desactivarlas para que dejen de funcionar en segundo plano, es una buena forma de ahorrar espacio.   

2- Lo mejor es desinstalar apps y volver a instalarlas en lugar de eliminarlas, ya que se libera espacio, pero se mantienen los documentos y los datos que contienen, y al volver a reinstalarlas se restablecerán los datos automáticamente.

3- El Modo de fábrica: Restaurar los valores de fábrica es el método más sencillo y con el que se borra todo, incluidos los datos del usuario, motivo por el cual habría que hacer una copia de seguridad antes de restaurar los valores de fábrica.