Alina González, una mujer valiente y entregada al servicio de su pueblo desde la trinchera educativa, inició su proceso formativo como educadora con la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización, cuando a sus escasos 16 años se sumó a la más grande muestra de amor al prójimo, sacarlos de la oscuridad y enseñarles a leer y escribir.

“Recuerdo que estaba en secundaria y nos llamaron para ser parte de la Alfabetización y sin pensarlo dos veces me sumé a la causa promovida por el Frente Sandinista, me gustó mucho, fue una tarea impactante en la que me di cuenta cómo nuestra llegada a las comunidades llenada de felicidad a los iletrados, nos acoplamos a los tiempos de los campesinos y nos tocó buscarlos en sus comunidades y es ahí donde despierta mi interés por la docencia, expresó.

Las lecciones aprendidas por González durante la Alfabetización la llenaron de retos, siendo uno de ellos encaminarse hacia la formación docente, la que poco a poco fue perfeccionando a través de las oportunidades que se le presentaron en el camino, las que no desaprovechó en lo absoluto.

docente

“Mis primeros pasos como maestra en el sistema educativo nacional fueron en 1990, cuando me buscan para atender un pre- escolar, proceso en el que aprendí a interactuar con niños, además en ese momento me fue de gran utilidad la formación recibida en Asociación de Niños Sandinistas, donde nos prepararon para desarrollar muchas habilidades con las clases de danza, teatro, canto, poesía, siendo una de las mejores escuelas en mi vida”, destacó.

Otra de las experiencias de la profesora Alina, como todo el mundo la llama, fue ser maestra interina de primer grado donde puso en práctica los conocimientos adquiridos durante su participación en la Alfabetización, pues una vez más asumía la responsabilidad de enseñar a leer y escribir a los más pequeños.

docente

“En 1996 ingreso a la Escuela Normal cómo docente, una sorpresa hermosa porque es ahí donde inicio el proceso de formador de formadores, una experiencia muy bonita, además ahí es cuando asumo el compromiso de ser cada día mejor por mis estudiantes, seguí encaminada en la actualización y es ahí cuando en 2007 se me brinda una nueva oportunidad para trabajar directamente con el Ministerio de Educación”, refiere.

En la segunda etapa de la Revolución, los maestros y maestras del país, experimentaron un giro en su vida laboral y profesional, logrando mayores oportunidades de profesionalización y mejores condiciones de trabajo.

docente

“En 2007 todas las esperanzas que habían sido frustradas por otros gobiernos, volvieron a retomar vida, las recuperamos con mucho entusiasmo y mayor compromiso, sin perder de vista la perspectiva y el origen de nuestra formación porque gracias al comandante Daniel, la educación siempre ha sido gratis y eso nos ha permitido superarnos y ser profesionales”, recordó.

Actualmente Alina es la directora del Área de Formación Docente, donde continúa dando lo mejor de sí en el proceso de formación de maestros, a fin de garantizar una educación de calidad a todos los niveles y desde donde ha sido parte de las transformaciones educativas.

docente

“Desde inicios del 2019 he asumido una nueva misión, soy responsable de la Dirección de Formación Docente, sé que este es un compromiso con mi país, con la Revolución, los héroes y mártires, quienes nos encaminaron en el proceso de una educación con calidad, gratis y para todos. Desde este espacio vamos a hacer mucho porque hoy la educación tiene razón de ser, contamos con un currículo como país, ajustado a nuestras realidades, centrado en la parte humana el cual se pone en práctica desde la educación inicial hasta undécimo grado”, subrayó.