El gigante del internet Facebook ha caído por un día y junto a él se fueron WhatsApp, Instagram y hasta Messenger que permanecieron saturados durante casi 24 horas en todo el planeta. Posteriormente dos de sus más altos ejecutivos abandonan la compañía. Encima, se encuentran ahora bajo una demanda legal que podría implicar una de las penas más multimillonarias de la historia y posteriormente cárcel para algunos de sus ejecutivos.

Empecemos por lo básico, el pasado miércoles 13 de marzo, día en el que se dió el colapso; Facebook tuitea (nótese la ironía) lo siguiente:

¿Qué es la familia de aplicaciones de Facebook? Instagram, WhatsApp, Facebook y Facebook Messenger. Todos siendo parte de una misma compañía.

Aproximadamente una hora después escriben otro tuit, haciendo un hilo del anterior y explican:

DDoS son las siglas de Distributed Denial of Service. La traducción es “ataque distribuido denegación de servicio”; significa que se ataca a un mismo servidor desde muchos ordenadores para que este colapse.

Lo interesante es que Akamai, el servicio más grande de distribución de datos del planeta, en particular que ejerce contra este tipo de problemas, mostró que efectivamente habían zonas del mundo que estaban bajo un ataque de tráfico más fuerte que lo normal.

Ataques de esta magnitud suelen facilitar el trabajo de ciertos bots que tienen como objetivo controlar nuestros dispositivos, haciendo vulnerable nuestra información y llegando a controlar sus funcionalidades.

Sin embargo, Facebook niega de manera categórica que existiese dicho ataque a la compañía. Claro, podría suponer mayor desconfianza por parte de sus usuarios luego del fatal incidente ocurrido con Cambridge Analytica a principios de 2018, donde se vio totalmente violentada la privacidad de los usuarios y utilizada para fines propios. ¿Estaremos enfrentando un problema similar?

Pero bien, se sabe también que Facebook en esta semana tenía que emigrar Instagram, WhatsApp y otras redes internas al mismo BackEnd (Sistema interno que gestiona la funcionalidad y la lógica de un servidor).

Parece que en ese cambio de servidor es donde todo se pudo haber colapsado, adherido con el posible ataque DDoS, seguramente fue lo que pudo haber ocasionado más problemas.

En fin, al día siguiente, jueves 14 de marzo Facebook nuevamente tuitea (Si, Facebook otra vez en Twitter) lo siguiente:

Cabe destacar de que en Facebook, usan algo que Netflix se inventó llamado “Chaos Monkey” o “El Simio del Caos” el cual es un bots que se encarga precisamente de que en un cierto periodo de tiempo éste provoque daños a propósito en la infraestructura del sistema y obligue a desarrollar alternativas que los solucionen de forma inmediata. Incluso con un Chaos Monkey, Facebook se cayó.

Pero, estamos hablando de Facebook, quien es realmente el maestro en estos temas, así que no se puede pensar que haya sido por un descuido en la configuración, por un “punto y coma” mal puesto en la codificación, no. Esto tuvo que haber sido un fallo brutal de un daño en cascada que afectó de paso a todas sus redes.

Facebook, por supuesto, se niega a responder estas preguntas.

¿Adivinen quien salió ganando con la caída de Facebook?

Obviamente Telegram, una red social gratuita de mensajería instantánea similar a WhatsApp considerada entre las más seguras y económicas pero que ha tenido serias dificultades para posicionarse entre las preferencias de los usuarios; obtuvo 3 millones de usuarios nuevos durante la caída de Facebook, WhatsApp e Instagram, porque todo el mundo necesita comunicarse; enviarse memes y entre otras cosas importantes.

Pero también hay gente que pierde mucho, porque cuando la gran red social cae, una economía entera se va con él, como por ejemplo los e-commerce, quienes se dedican a la compra-venta de productos por internet y se ven altamente potenciados con las facilidades que ofrece Facebook para vender sus productos, más con la reciente aplicación de marketplace dentro de la misma red social.

Por supuesto, también se vieron afectados los que laboran en la industria del Performance Marketing donde los anunciantes pagan por los resultados obtenidos, por lo que las empresas de publicidad también se vieron seriamente afectadas.

Más allá de todo esto, hay otro tema y es que Facebook empezó a tener problemas políticos 

Elizabeth Warren’s es una de las senadoras demócratas más importantes de USA y ella quiere proponer al senado un plan para romper Amazon, Google y Facebook, según explica CNN politics.

Pues el tema de El Rompimiento de las Empresas por Monopolio es algo que ya está ocurriendo y esto necesariamente no es buena idea, no es como que Warren’s simplemente por romper Amazon, Google y Facebook hará que todas las cosas funcionen bien. 

De hecho, si analizamos un poco el contexto, recordemos que el incidente de Facebook con Cambridge Analytica decantó en un elemento importante que ayudó al republicano Donald Trump a ganar las pasadas elecciones del 2016.

Pero hay algo mucho más grave, que podría provocar una gran multa multimillonaria 

Resulta que los fiscales federales de EE.UU. están llevando a cabo una investigación criminal contra Facebook, sospechosa de compartir los datos de sus usuarios a más de 150 compañías tecnológicas sin el conocimiento de los usuarios, entre las cuales se encuentran Amazon, Apple, Microsoft y Sony. 

Los representantes de la Comisión Federal del Comercio (FTC por sus siglas en inglés), que pasaron todo el año pasado investigando si Facebook había violado el acuerdo de 2011, ahora sospechan los acuerdos de intercambio de datos mientras negocian una posible multa de varios miles de millones de dólares. Sería la sanción más grande de su tipo impuesta por un regulador del comercio estadounidense en la historia.

Mientras sucede todo esto, Facebook sigue teniendo problemas  

Ya que según el último estudio de Edison Research y TRITÓN, indica que en el 2018 por primera vez en la historia de Facebook no hubo un crecimiento de la población, por el contrario pasó de un 67% en el 2017 a un 62% en el 2018. Por supuesto el gigante del internet sabe esto y es la razón por la que ha venido comprando WhatsApp, Instagram (al que también convirtió en una copia de Snapchat ya que no lo pudo comprar), el Facebook Messenger que te lo intenta meter por los ojos y es la razón por la que Facebook pensando en el futuro compró Oculus VR en el 2014, una compañía que desarrolla tecnología de Realidad Aumentada.

Ahora, cuando usamos Instagram estamos usando Facebook, cuando tus tías usan WhatsApp están usando Facebook. O sea, ellos saben que están cayendo, por lo que están desarrollando diversos mecanismos para evitar el desplome total de su aplicación insignia, uno de estos mecanismos podría ser la emigración de las redes sociales ya mencionadas al mismo BackEnd. ¿Concordamos?

Para ir añadiendo, luego del colapso de Facebook el pasado miércoles, curiosamente al día siguiente Mark Zuckerberg en un comunicado de prensa anunció que el Director Ejecutivo de WhatsApp, Chris Daniels y el Gestor del Producto, considerado el “Número Tres” de Facebook, Chris Cox, han abandonado la compañía, según informó The New York Times. "Estoy profundamente agradecido por todo lo que Chris Cox y Chris Daniels han hecho aquí", dijo el fundador de la red social. 

A lo que Chris Cox, la persona a la que se le otorga el mérito de provocar que decidamos pasar varias horas en Facebook, después de su abandono respondió: “Durante más de una década, he estado compartiendo el mismo mensaje que Mark y yo siempre hemos creído: la historia de las redes sociales aún no está escrita y sus efectos no son neutrales", dijo Cox en su publicación. "Como los constructores de la historia de las redes sociales, debemos aventurarnos en entender su impacto, todo lo bueno y todo lo malo, y asumir el trabajo diario de orientar ese impacto hacia a lo positivo y hacia lo bueno". 

En subtexto, podemos entender de que ellos son conscientes que la gran red social tiene impactos negativos, que provocan un cambio significativo en la cultura de vida de la humanidad y el echo de haberlo dicho justo en el día que renuncia es un mensaje directo al equipo de Facebook que indica: Es posible que hagamos cosas malas ahora que ya no estoy, orientémonos a hacer cosas buenas”.

El abandono del Director Ejecutivo de WhatsApp también es curioso, porque lo hace justo después de la integración directa de la red de mensajería instantánea con Facebook, donde aparentemente bajarán los niveles de cifrados en los chats y donde se agregarán anuncios publicitarios, entre otras cosas. 

Para cerrar, pensemos en lo siguiente: una guerra mata el internet 

Primero, Facebook nunca nos va a contar que fue lo que realmente ocurrió, probablemente nos enteremos en unos 5 a 10 años. Pero para que una empresa de ese calibre se caiga tanto tiempo, nos tiene que hacer pensar, ¿estaremos al frente de el inicio de una guerra? Porque las guerras matan el internet.

En una guerra real, lo primero que acabaría fuese el internet, ya que éste no es un hecho de la vida, es algo que se puede ir o algo que se puede volcar en nuestra contra, por lo que debemos siempre estar preparados para un nuevo escenario de acción; un mundo sin internet.