Las autoridades del Instituto Nicaragüense de la Pesca y la Acuicultura (Inpesca) se reunieron con los diputados que integran la Comisión del Medio Ambiente y Recursos Naturales, para explicar en detalle las proyecciones del sector pesquero en nuestro país.

El compañero Edward Jackson, director de la entidad, explicó que el Gobierno Sandinista junto a los trabajadores de este sector, implementan métodos responsables y sostenibles de cara a explotar el recurso marino pensando en las próximas generaciones.

Las proyecciones por las exportaciones de productos del mar en el 2019 son de 307 millones de dólares, superando lo captado en el 2018.

“El año pasado tuvimos un excelente año a nivel de exportaciones, un poco más de 307 millones de dólares. La última vez que eso ocurrió fue en el 2015. La principal proyección que tenemos es mantenernos arriba de los 300 millones de dólares, que sería un hito en este país, porque no ha dos años consecutivos en los que hayamos salido arriba de los 300 millones, ese es el principal reto”, indicó el funcionario.

Practica riesgosa del buceo disminuye

En el encuentro, los legisladores conocieron que se ha logrado disminuir considerablemente las malas prácticas que hacen peligrosa la actividad del buceo, sobre todo para atrapar la langosta espinosa del Caribe.

La diputada Arling Alonso, presidenta de la comisión, aplaudió los esfuerzos que viene haciendo el gobierno por medio de Inpesca, para disminuir las muertes por las malas prácticas de pesca por buceo. En los últimos 3 años fallecieron un total de 7 personas y en 2018 sólo hubo una muerte asociada al buceo.

“Esto nos anima a creer que la próxima cifra será de cero fallecimientos y que nosotros podamos ir disminuyendo todas las secuelas, los efectos, la morbilidad que se pueda derivar también producto de esta práctica de alto riesgo”, dijo la Parlamentaria.

“Nosotros hemos ido y le demostramos con datos cómo ha sido la tendencia. En el 2008 había 26 embarcaciones que se dedicaban al museo, hoy por hoy solamente hay 8 embarcaciones que se dedican al buceo, entonces ha habido una reducción sustancial. Teníamos alrededor de mil 300 de buzos que antes estaban en esa actividad, hoy por hoy hay alrededor de 600. Ha habido una reducción gradual en la actividad del buceo de la langosta del Caribe”, dijo Jackson.

Añadió que Inpesca está impulsando un proceso de certificación de la langosta, que pasa por la captura de langosta mediante prácticas responsables y no por medio del buceo, por lo peligroso que resulta.

“Cada vez estamos capturando mayor cantidad de langosta a través de las nasas o trampas para la captura de la langosta y no por buceo, porque en el mercado internacional hay una mayor demanda por la langosta entera, ya sea cocida, fresca o viva y menos por la cola”, explicó Jackson.