Hay una gran variedad de niños; tenemos a los que prefieren los videojuegos, autos, figuras de acción, y entre ellos también los amantes a los dinosaurios, siendo estos casi un tercio de los niños, de hecho es probable que quizá hayas sido parte de estos en tu infancia.

Hay niños que aman los dinosaurios y tienen un gran dominio en el tema que puede asombrar a sus padres. ¡Cómo es posible que sepan tantos nombres y sepan reconocer a cada uno!

 Ese conocimiento infantil sobre los dinosaurios se basa en lo que los científicos denominan “intereses intensos”, un concepto con el cual se refieren a una motivación particularmente fuerte por un tema específico. De hecho, se estima que un tercio de los niños desarrollan en algún momento de su infancia, generalmente entre los 2 y 6 años de edad, un interés intenso

En un estudio de 2008 se determinó que los intereses intensos sostenidos, particularmente en un ámbito conceptual como los dinosaurios, pueden ayudar a los niños a desarrollar sus conocimientos y su persistencia, a tener una mejor capacidad de atención y a profundizar sus habilidades de procesamiento de información. En pocas palabras, sirven para que los niños aprendan mejor y sean más inteligentes.  En tres estudios diferentes se llegó a la conclusión de que los niños mayores, con intereses intensos, suelen tener una inteligencia superior al promedio.

Los expertos comentan que no es coincidencia que el rango de edad en el que se desarrollan los intereses intensos se empalme con las edades, en las que más se juega recurriendo a la imaginación.