¿Alguna vez se llegaron a plantear esa pregunta? Naturalmente podríamos pensar que simplemente, la humanidad no existiría. Pero más allá del rol que juega la mujer en la reproducción humana, ¿Podemos pensar en el rol que juegan dentro de la sociedad? Y es que, partiendo desde “sociedad” se necesita de una mujer.  

Durante los años hemos venido avanzando y evolucionando como seres humanos, reemplazando y adoptando muchas formas de vivir. Pero hasta la fecha de hoy, no ha existido <<y ni creo que exista>> algo que pueda reemplazar el afecto, cariño, instinto e inteligencia emocional que caracteriza la personalidad común de una mujer y que está muy fuera del alcance del hombre en su forma de vivir.

Por otra parte, podemos afirmar que; si la mujer no existiera, el hombre no hubiera avanzado. Ningun hombre hubiera hecho algo en la vida para impresionar a otro hombre, para conquistar un sujeto igual a él, de bigote y todo lo demas, simplemente, todo sería rutinario. Ya decía la vieja frase que “detrás de todo hombre exitoso, existe una gran mujer” y no precisamente porque la mujer esté en la sombra de él, si no más bien; dentro de él y a la par, como una madre, amiga o como esposa, influyente y decisiva.

Bendita sea la hora en que decidió salir de la cocina, alzarce de valor y luchar para formar parte una sociedad en igualdad de condiciones. Y si el que está leyendo esto es un hombre, intenta imaginar tu vida sin una mujer. Ahí en tu casa, donde trabajas, en la calle. Solo hombres. ¿Ya pensaste? ¿Un casamiento sin novia?, ¿Una cita sin enamorada?, ¿Un poema sin imaginación?, ¿Un mundo sin suegras? Porque, si piensas, hasta por ella debes enfocarte en ser un buen chico. En fin, un mundo sin metas.

Existen muchos hombres que comparten ésta opinión, como Josué González Plata el cual opina, que sin las mujeres los varones seríamos como “animales” ya que no nos importarían los modales, el aseo y el respeto o Eddy Reyes quien determinaría un mundo sin mujeres, como; ¡El fin de la humanidad! Pues el género opuesto es tan necesario, no sólo para mantener viva la existencia del ser humano, sino para el propio desarrollo del hombre, ya que necesitamos de la mujer en muchos momentos del día a día y no solo para placer o quehaceres, no, ellas dialogan, motivan, son esa hermana mayor o menor que nos impulsa y motiva a seguir adelante. Ellas son perfectas, son el complemento perfecto para que un ser pueda ser en realidad un ser” concluyó.

 ¿Siempre han sido así de importantes para nuestra sociedad?

Posiblemente hace unos años atrás, el hombre no hubiese dirigido estas mismas palabras hacia la mujer y no por falta de motivación (ellas siempre han sido así de lindas), si no por la cultura primitiva, sesgada y machista que se vivía y se sigue viviendo en algunos países.

De cara a esto, cada 08 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer, en conmemoración a la lucha de estas por su participación en la demanda de igualdad de condiciones con el hombre, en la sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

En este sentido vemos cómo cada día vamos tratando de cambiar una forma machista de pensar e implementando cada vez más, la equidad de género desde los diferentes espacios laborales y sociales en el pais nicaragüense. En el cual se cuenta con un 50% de inclusión laboral a las mujeres desde cada una de las instituciones estatales.

Y hablando de las mujeres en nuestro país 

¿Qué seriamos sin ellas? Ya que nuestra historia de lucha ha incluido, o más bien, se han incluido muchas mujeres que con su valentía y amor, han participado en la lucha para gozar de una Nicaragua libre, a pesar de que fueron y siguen siendo objeto de denigración y rechazo por parte de la oposición que se resiste a aceptar esta nueva revolución inclusiva y que no se detiene con la participación de las mujeres.

Entre tantas podemos mencionar a; Concepción Palacios (Conchita Palacios), Blanca Aráuz, Arlen Siu, entre tantas mujeres de nuestra historia y de nuestra actualidad como: Reyna Ruedas, Xiomara Blandino, y muchas más. Todas y cada una han aportado algo valioso para nuestro país, más sin embargo tampoco nos olvidamos de la señora que vende frescos o nacatamales en el barrio, la del delicioso quesillo, la que nos trata bonito en el mercado ofreciendo sus diferentes productos, la que nos atiende en el centro de salud, policía, escuela y muchas más que aportan su conocimiento a esta sociedad.

Y bien, ahora que hablamos de todo esto, vuelvo y hago la pregunta, ¿Cómo sería la vida sin las mujeres?