El presidente ruso, Vladimir Putin, ha reinstaurado la Medalla al Héroe del Trabajo, un galardón tradicional de la época de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y que en esta nueva edición ha sido concedido a un operario de una granja, dos trabajadores industriales, un neurocirujano y a un conductor, ha informado la agencia de noticias RIA Novosti.

El mandatario ruso ha presidido este miércoles la ceremonia celebrada en San Petersburgo, en la que él mismo ha entregado en mano a cada uno de los galardonados el diploma que les acredita como 'Héroes del Trabajo' (la nueva denominación de la distinción, antes se llamada Medalla al Héroe del Trabajo Socialista).

“Debemos proteger la memoria histórica, sentirse orgullosos del pueblo que edificó gran país… pueblo capaz de trabajar sin ahorrar esfuerzos. Tenemos que restablecer el respeto y aumentar el prestigio de las profesiones que constituyen la columna vertebral del país: ingenieros, diseñadores, obreros, granjeros y médicos”, dijo Putin en el acto de entrega de las medallas de oro “Héroe del Trabajo de la Federación Rusa”, celebrado en el Palacio Konstantinovski a las afueras de San Petersburgo.

Los distinguidos han sido un operador de maquinaria de una granja, dos trabajadores del sector industrial, un neurocirujano y el conductor Valeri Gergiev, que es una estrella en el mundo de la música clásica en Rusia y que dirige el Teatro Mariinski en San Petersburgo.

De este modo el presidente restituyó el título honorífico que en la URSS tenía el nombre de “Héroe del Trabajo Socialista”. Con esta máxima distinción, instituida en 1938, se premiaban los logros excepcionales en el desarrollo económico y cultural del país.

Desde 1938 a 1991, unas 20.000 personas fueron reconocidas con esta condecoración.