Miembros de la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz visitaron Estelí, uno de los lugares donde delincuentes sembraron el terror a partir de abril 2018 en el intento fallido de golpe de estado, principalmente todo lo acontecido en el tranque ubicado en La Trinidad.

“Es una instancia muy importante para recopilar todo lo que fueron los acontecimientos y testimonios de un periodo muy difícil para toda Nicaragua… Aquí en Estelí no fue la excepción, tuvimos muchas dificultades, momentos muy difíciles que pasaron a ser momentos de terror”, dijo el alcalde de Estelí, compañero Francisco Valenzuela.

El edil estiliano manifestó que en tiempo y forma han hecho las denuncias respectivas ante instancias como la Fiscalía, CIDH, CPDH a quienes presentaron la recopilación de información y daños vividos.

El día de los más difíciles fue precisamente el 20 de abril, donde a través de una movilización que se hizo, vimos una actitud altamente violenta, de terror y tenían como objetivo la quema de edificios públicos, en este caso el INSS, la alcaldía, la casa del Comité del Frente, el Centro Recreativo y las diferentes instituciones… Y a funcionarios del gobierno y a la misma Policía Nacional”, aseveró Valenzuela.

comision1

Dijo que a partir de las 4 de la tarde irrumpieronlos a la alcaldía y a las 5 de la tarde el ataque directo fue incesante con bombas molotov y morteros compuestos con charneles, clavos y vidrio, aproximadamente hasta las 10 de la noche.

Además, robaron los quioscos del Parque Central, quemaron tres motocicletas de trabajadores de la alcaldía y las instalaciones fueron defendidas por trabajadores y Policía Nacional, y socorridas por los bomberos, que también fueron agredidos por los terroristas. Ese día murieron dos jóvenes.

“Ahí había droga, había alcohol, había vagos, delincuencia. Era una cosa espantosa. Ni se conocían algunos. Inferimos que había gente que no era de aquí, que era concentrada y que venía preparada para hacer actos de terror”, expresó el alcalde.

94 barricadas en La Trinidad

En el caso del tranque en La Trinidad, el comisionado mayor Alejandro Ruiz, jefe de la delegación policial de Estelí, dijo que ocuparon 18 armas: 5 fusiles AK, granadas, F1, F5, pólvora y tiros, 15 pistolas, escopetas y el resto de armamento pesado como ametralladoras RPK.

comision1

“Consideramos que muchas armas de las que estaban ahí, unas entraron de gente fuera del país. Nosotros sabíamos que La Trinidad estaba dirigida por gente hondureña, salvadoreña, personas que estaban al frente de la batalla y otros exmilitares, excontras que también tenían sus reservas de armas”, subrayó el comisionado.

En La Trinidad se contabilizaron 94 barricadas y la Policía estaba en medio de dos que no le permitían salir por ningún lado. Todo eso sin contar las 5 barricadas con adoquines dobles que había sobre la carretera Panamericana.

En los tranques se robaron 16 camionetas y se incrementaron los robos. Además, los delincuentes contaban con un mini hospitalito que tenía todo tipo de material médico.

Valenzuela se refirió a los encuentros sostenidos en La Trinidad con el objetivo de despejar la vía, sin embargo, fue en vano. 

comision1

También relató lo que vivieron el pasado 30 de mayo cuando venían en caravana hacia Managua y fueron atacados a mansalva, resultando heridos 16 policías, 26 civiles y un muerto.

Valenzuela expresó que formaron comisiones de paz con evangélicos, personas representativas de sectores, comerciantes, que visitaron los tranques, “con la idea de establecer una negociación de que se tratara bien a la gente que pasara, que se podía hacer pase escalonado, una flexibilidad podríamos decir”.

Población no apoyó actos violentos

Cairo Amador, miembro de la Comisión, expresó que el relato brindado por el comisionado y alcaldes es altamente esclarecedor, sobre lo que aconteció y de lo que pudo haber pasado y no pasó con la autodefensa.

“La población no apoyó el hecho de los tranques, como lo hemos visto en otras ciudades. Es más, el hecho que el 20 de abril, tenían un ataque a la alcaldía y estaba un estadio lleno de béisbol, eso demuestra el poco apoyo que tuvo la acción violenta”, dijo Amador.

Entre los daños que se registraron están la quema y destrucción de motocicletas, a la fachada de la alcaldía, del Centro Recreativo, Dirección General de Ingresos, Casa departamental y robo de casi 100 metros de adoquines en la carretera que va a La Estanzuela.

comision1

Víctimas de los terroristas

René Arroyo, fue víctima de los terroristas al ser secuestrado cuando celebraba un cumpleaños a su hijo. Él relató los momentos de tensión vividos y dijo conocer a varios de los que se lo llevaron, incluso un vecino.

Arroyo estuvo en el tranque de La Trinidad y luego otro de los tranquistas lo sacó en una camioneta cuando se armó un pleito entre ellos, pero cuando llegó a otra barricada en una esquina se pudo bajar y salió corriendo, entró a la casa de un amigo y volvieron a sacarlo, luego lo llevaron a la alcaldía de La Trinidad donde lo interrogaron.

Luego él empezó a hablar con ellos porque eran conocidos y con suerte entraron en razón y empezaron a pedirle disculpas y a reaccionar diferente.

“Mi familia ha sido bastante afectada, mi mamá, mis hermanas, los niños míos que todavía ellos al momento de dormir, lo que hacen es ponerles maletas a las puertas. Eso lo afecta a uno. Todavía seguimos alquilando casa fuera del municipio. Y no pensamos volver aquí. Es muy difícil”, afirmó René.

comision1

 Don Manuel Pineda y su familia es vecina de Arroyo, ellos también fueron agredidos, amenazados y violentados ese mismo día que se llevaron a René.

Manuel expresó que ese día fue agredido en su casa junto a su hijo, hija, nieta y esposa por los delincuentes que irrumpieron aduciendo que él tenía armas.

Igualmente, su hija Sayda, quien era directora del hospital, expresó: eran tiempos difíciles, dolía ver que en el tranque encontrabas trabajadores del hospital que les decían ‘ella es la directora’ y hacían lo posible por agarrarme”, subrayó.