La Embajada de Nicaragua en Reino Unido, rindió homenaje al príncipe de las letras castellana, Rubén Darío y al padre de la revolución antimperialista, general de hombres y mujeres libres, Augusto C. Sandino, con el recital de poesía y música: ‘Ritmo y Resistencia’, conmemorando así el 103 y 85 aniversario del paso a la inmortalidad de nuestros héroes nacionales.

La embajadora de Nicaragua transmitió el afectuoso saludo del presidente comandante Daniel Ortega y vicepresidenta Rosario Murillo, recordando la figura trascendente, histórica y visión profética de ambos héroes, libertadores de la lengua y la dignidad nacional, expresando como su legado se mantiene vivo en los logros del buen gobierno de Nicaragua.

La embajadora recordó también el 41 aniversario de la gesta heroica de Monimbó, que es Nicaragua y que, a 40 años del triunfo de la revolución popular sandinista, avanza en rutas de paz y desarrollo, construyendo todos los días una tierra libre y linda.

Londres rinde homenaje a Darío, Sandino y la gesta heroica de Monimbó

El profesor Adam Feinstein, escritor y poeta británico, hispanista y biógrafo más importante de Pablo Neruda, que recientemente estuvo visitando Nicaragua, hizo una reseña de su viaje, declarando su amor por nuestro país, el impacto del redescubrimiento de su cultura, la contagiosa alegría de un pueblo que vive en paz y dio testimonio del amor que profesan los nicaragüenses a ambos héroes, tan nicaragüenses como hispanoamericanos, concluyendo con la lectura de poemas de Rubén Darío traducidos al inglés por él, preservando su rima, ritmo y contenido.

El cantautor Camilo Menjura, la pianista Daniela Cáceres y la violinista Constanza Vélez, reconociendo a Darío y Sandino como figuras del panteón latinoamericano, hicieron un recorrido por la música testimonial y piezas dedicadas por autores latinoamericanos a Sandino y Nicaragua, lo que conmovió a los asistentes entre los que se encontraban miembros del cuerpo diplomático, amigos solidarios con Nicaragua, miembros de la comunidad latinoamericana y nicaragüense.

Al finalizar, el público degustó los sabores de nuestra cocina, chocolate y bebidas nacionales.