El Ejército de Nicaragua se encuentra investigando el incidente generado por la retención de un barco pesquero nicaragüense por parte de la Fuerza Naval de Colombia en aguas ubicadas al noreste del Cayo Serranía, aseguró el jefe de las fuerzas castrenses, general Julio César Avilés.

Avilés manifestó que en vista de ello la Fuerza Naval nicaragüense ya se ha comunicado con la Fuerza Naval colombiana así como también con la empresa pesquera dueña de la embarcación, y así determinar la ubicación exacta donde fue capturada la nave.

El general fue claro al señalar que Colombia no tiene jurisdicción alguna sobre las aguas que la Corte Internacional de Justicia reconoció como nicaragüenses.

“Ellos en aguas nuestras no tienen jurisdicción para aplicar la ley colombiana. En las aguas nuestras la ley que se aplica es la ley de Nicaragua. Lo que estamos nosotros tratando desde la Fuerza Naval es determinar con los pescadores el sitio exacto donde fueron ellos interceptados”, explicó.

La embarcación capturada responde al nombre "Papa D", y es propiedad de la empresa Flotanic S.A. Al ser capturada estaban a bordo unas 60 marinos.

En relación a los patrullajes del Ejército, el general Avilés indicó que estos se han continuado haciendo desde el 25 de noviembre del 2012 en cumplimiento “de lo que es la Misión Paz y Soberanía General Augusto c. Sandino”, emprendida luego del fallo de la Corte que estableció la soberanía nacional sobre las aguas ubicadas al este del meridiano 82.