Antes de abril del 2018 el gigante de nuestra historia (Frente Sandinista de Liberación Nacional - FSLN) se encontraba en un merecido descanso, no dormido, sino meditando, ocupando su mente y su alma en otros menesteres que dan forma a su esencia ancestral. Citaré algunos ejemplos: construyendo escuelas, hospitales, caminos y carreteras, construyendo parques y centros de recreación para las familias, etc. El gigante se ocupó en todo momento de alimentar al empobrecido, dar cobija al desposeído, empoderar a través de préstamos solidarios a las mujeres, restituir derechos a los diferentes sectores que componen nuestra sociedad (educación y salud gratuita y de calidad). Es decir, convirtió en sujeto a los grupos poblacionales que el capitalismo depravado había convertido en objeto.

Para entender al gigante y su savia se tiene que reinterpretar cada una de sus partes y aceptar que existe una historia más allá de la historia occidental. Por tanto, se definirá al gigante como la síntesis de nuestras luchas, como mística, arte, literatura, cultura y dialéctica revolucionaria. Esta definición se entenderá como una espiral ascendente de conocimiento y espiritualidad que ha ido creciendo moviendo lo que se creía inamovible. Muestra de lo mencionado son los siguientes tres hechos irrefutables de la historia universal:

Primero, el modernismo con su renovación estética del lenguaje, con su rebeldía cosmopolita y con su fuerte corriente antiimperialista. No en vano el padre del modernismo, Rubén Darío, convierte su arte en política, en texto y contexto para denunciar las arbitrariedades de las clases dominantes. También, Rubén Darío advierte, en su poema Retorno, a los imperios opresores de nuestra capacidad de lucha y nuestro amor por la paz: “Pueblo vibrante, fuerte, apasionado, altivo; / pueblo que tiene la conciencia de ser vivo, / y que reuniendo sus energías en haz / portentoso, a la Patria vigoroso demuestra /que puede bravamente presentar en su diestra / el acero de guerra o el olivo de paz.”.

Segundo, la gesta del general de hombres y mujeres libres Augusto C. Sandino, quién con un grupo de hombres, mujeres y niños dio aliento de vida a nuestros pueblos al oponerse abiertamente ante la ocupación norteamericana en suelo nicaragüense. Su lucha retomó las luchas de nuestros pueblos originarios ante el colonialismo, su lucha unificó al mestizo, al negro, al indio, al obrero y al campesino. Sandino venció al yankee no solo en el campo de batalla, sino en el campo de las ideas. Él tendió un puente revitalizador de la palabra y la filosofía, a través de sus manifiestos y sus acciones, llamando al oprimido en cualquier latitud del mundo a luchar por la paz. Sandino no le temió a la muerte, estaba claro que nuestra esencia de soberanía seguiría viva generación tras generación. El día que fue asesinado, Sandino nació a la inmortalidad revolucionaria: “Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte; y si morimos, nuestra causa seguirá viviendo. Otros nos seguirán.”.

Tercero, la Revolución Popular Sandinista. Una revolución que desde su nacimiento en 1979 se ha ido deconstruyendo y reconstruyendo, renovándose sin perder su razón de ser y existir, su pueblo. La revolución liderada por el FSLN, por consiguiente, es parte de un proceso emancipatorio latinoamericano y caribeño. Nuestra revolución es una fusión de pensamiento y obra antiimperialista promulgada por Rubén y Sandino, es un vínculo epistémico (conocimiento y forma de ver el mundo) entre el antes y el ahora, es teoría y práctica, concebida en las ideas del Comandante Carlos Fonseca, Tomás Borge y Daniel Ortega.

Estos tres elementos han de servir para entender, grosso modo, la esencia de paz y rebeldía, de luchas y amor por la libertad dignificante del FSLN. Por consiguiente, han de interpretarse las palabras de nuestro líder máximo Comandante Daniel Ortega “El diálogo constructivo y respetuoso garantiza la paz y la tranquilidad” como parte de nuestra savia ancestral-revolucionaria que da prioridad a la paz y la convivencia en armonía como condición inherente a la construcción de una sociedad igualitaria.

Estas palabras tan exactas y contundentes del comandante Daniel, y que a diario la Compañera Rosario Murillo refuerza, no son entendidas por los reaccionarios vendepatrias, golpistas que entre abril a julio del 2018 cometieron en sus tranques de la muerte violaciones, asesinatos, destrucción e incendio de instituciones públicas, centros escolares, universidades, centros de salud, hospitales, etc. No son entendidas porque no se encuentra dentro de su vocabulario el llamado a la paz, sino a la destrucción y el odio.

El 10 y 11 de enero 2019 tuve la oportunidad de participar en el FORO DE AMOR, PAZ Y SOLIDARIDAD CON NICARAGUA como miembro en Berlín – Alemania de la plataforma de solidaridad con Nicaragua en los ámbitos religiosos, educativos y de los medios de comunicación. En dicho foro asumimos el compromiso de divulgar la verdad de lo que sucedió y sucede en Nicaragua.

La verdad más ineludible es que entre abril y julio de 2018 en Nicaragua hubo un intento de golpe de estado perpetrado por la oligarquía en contubernio con las elites ultraderechistas republicanas de Estados Unidos. La reacción del pueblo nicaragüense ante esta nueva agresión imperialista fue la organización, paciencia y confianza en el liderazgo del gobierno del FSLN. Ante tantos vejámenes y violaciones a los derechos humanos por parte de los golpistas el Gigante se indignó, levantó su cabeza y estornudó, espantando con ello a todos los terroristas-golpistas. Pronto las cosas comenzaron a retornar a la normalidad.

Mi estadía completa en Nicaragua fue entre inicios de enero y mediados de febrero de 2019. Estuve acompañado de mi familia y amigos de medios de comunicación procedentes de Alemania. En ese tiempo se logró constatar el ambiente de paz, armonía y tranquilidad que se vive en Nicaragua. Las visitas a los centros turísticos fueron siempre llenas de cultura y tradición. Pero lo mejor del viaje fue caminar por los barrios de las diferentes ciudades, caminar por los pueblos, disfrutar de las fritangas, platos típicos, los mariscos, etc. Esto permitió escuchar los testimonios de todas las personas que fueron secuestradas y aterrorizadas por los golpistas entre abril y julio de 2018.

Parte de este viaje era la defensa de mi tesis de maestría en la UNAN–Managua (Enseñanza de la literatura insurreccional nicaragüense en español como lengua extranjera) y esta se realizó el 7 de febrero (quedando pendiente los trámites correspondientes al título). A lo interno de la universidad se pudo apreciar los vestigios de los estragos causados por los terroristas que ocuparon la universidad, por ejemplo, la quema del Centro de Desarrollo Infantil Arlen Siu. Además, los amigos comunicadores extranjeros tuvieron la oportunidad de escuchar los testimonios de los verdaderos representantes de los estudiantes UNEN (Unión Nacional de Estudiantes) y de algunas de las autoridades de la universidad. La impresión que todos tuvimos de los actores sociales de la UNAN–Managua fue de personas comprometidas con el humanismo, la honestidad y sobre todo con la defensa de la revolución y sus conquistas.

Ante la campaña de desinformación que impera en el mundo contra los gobiernos progresistas de nuestra América (Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua) la mejor alternativa es visitar esos países, es conversar con su gente, caminar por sus calles. Ante las amenazas constantes del imperialismo norteamericano es importante recordarle que a nuestro Gigante (FSLN) solo le bastó con un estornudo para defenderse de sus mercenarios imperiales. Nuestro Gigante de amor y espiritualidad prefiere sostener en su diestra el olivo de la paz, porque la paz misma es su esencia, pero también sabe protegerse como ya lo ha demostrado.

Jeremy Cerna
Berlín, 20 febrero 2019