Augusto Nicolás Calderón Sandino, mejor conocido como el General Augusto C. Sandino, es un ejemplo de patriotismo, dignidad nacional y amor por una Nicaragua libre de intervención.

Nació el 18 de enero de 1895 en Niquinohomo, Masaya. A sus 17 años el General Sandino miro como fue arrastrado el cuerpo sin vida del General Benjamin Zeledón, quien murió en combate a manos de tropas norteamericanas en su lucha contra el intervencionismo en Nicaragua, esa imagen despertó al guerrillero, al patriota y el amor por un país libre y soberano.

Sandino decide levantarse en armas en contra de los conservadores y las tropas Yankees que los apoyaban. El pequeño Ejército Loco, a como era conocida la tropa de Sandino, sufrió algunas derrotas en batallas, pero esto no lo detuvo para continuar su lucha y conseguir una Nicaragua libre y soberana.

Se casó con Blanca Aráuz el 18 de mayo de 1927, una joven telegrafista de San Rafael del Norte.

La lucha Sandinista triunfa el 1 de enero de 1933 al conseguir el retiro del territorio nicaragüense de las tropas norteamericanas, el febrero viaja a Managua para firmar un tratado de país con el presidente Sacasa.

Durante los siguientes meses de Mayo y Noviembre, viajó a Managua para quejarse con el presidente sobre los ataques de la Guardia Nacional hacia su gente.

El 21 de febrero de 1934 se reúne en una cena con el presidente Sacasa, al bajar la loma de Tiscapa, Sandino es capturado y asesinado por órdenes de Anastasio Somoza García jefe de la Guardia Nacional, su tropa sufre el mismo destino a excepción del Coronel Santos López, que logra escapar y posteriormente participa en la Fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

85 años después de su muerte Sandino se ha convertido en el ejemplo más latente de patriotismo e icono de la lucha contra el intervencionismo, convirtiéndolo en el “General de los hombres Y mujeres libres”.