La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la Haya calificó este martes como impecable la demanda introducida la semana pasada por el Gobierno de Bolivia, solicitando a Chile una salida soberana al mar.

En un texto publicado este martes, la CIJ precisó tres cosas: que la demanda es impecable, que ya se notificó al Gobierno chileno y que la acción no busca enemistad con el país vecino.

El comunicado, leído por el canciller boliviano, David Choquehuanca, señala que "el procedimiento se ha empezado formalmente a partir de esta actuación", lo que significa que la querella empieza a ser una solicitud formal ante el tribunal.

El ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia dijo que el Gobierno Plurinacional aceptará la decisión que emita la Corte Internacional de Justicia, sobre la demanda marítima.

Destacó que el Gobierno boliviano elaboró la petición en más de dos años de trabajo con la participación de autoridades, organizaciones civiles y expertos, “contando con el especialistas en derecho internacional”.

Bolivia espera que la Corte Internacional de Justicia declare que “Chile tiene la obligación de negociar con buena fe un acuerdo que le otorgue una salida soberana al pacífico”, solicitud que según indicó Choquehuanca, no se basa en el tratado de 1904.

Enfatizó que la demanda boliviana busca encontrar una solución definitiva a un interés hemisférico, en relación con el derecho de una nación de retornar al mar.

“Bolivia está convencida de que la paz y la buena vecindad deben primar entre las naciones”, sostuvo.

El Canciller llamó a que la comunidad internacional acompañe a Bolivia en la demanda, “que busca establecer los derechos del país enclaustrado por más de 100 años”.

Bolivia perdió su acceso al Océano Pacífico, 400 kilómetros de costa y 120 mil kilómetros cuadrados de superficie, en una guerra que sostuvo contra Chile en 1879. Ambas naciones mantienen suspendidas sus relaciones diplomáticas desde 1962, aunque las restablecieron entre 1975 y 1978.

Bolivia y Chile suscribieron en el 2010 una agenda contentiva de 13 puntos, que además de contener puntos económicos, comerciales y políticos, incluía una demanda de La Paz por la salida soberana al mar.

En marzo de 2011 Evo Morales anunció su decisión de acudir a organismos internacionales para solucionar el asunto marítimo, por la no convocatoria por parte del Gobierno de Chile a una reunión determinante al respecto.

Pese a que Bolivia ha exigido en diversas instancias internacionales el reconocimiento de su derecho sobre el territorio usurpado, Chile se aferra al argumento de que la cesión de soberanía sobre su territorio está fuera de toda discusión.