Las iglesias evangélicas de Nicaragua rindieron homenaje al Doctor y Reverendo Benjamín Cortez Marchena, rector de la Universidad Evangélica Nicaragüense (UENIC), por su larga trayectoria evangélica en Nicaragua.

Desde un hotel capitalino, el Consejo Nacional de Pastores Evangélicos Nicaragüenses (CNPEN), Distrito VI se reunió este sábado para hacer entrega de un reconocimiento al Doctor Marchena, por sus extraordinarios y sobresalientes aportes al desarrollo social, académico y eclesiológico del pueblo evangélico por más de 50 años.

El Reverendo Cortéz, agradeció la entrega de este reconocimiento, recordando que en su labor ha tratado de servir al pueblo de Nicaragua y a las iglesias evangélicas de nuestro país en las varias etapas de la historia, “especialmente en momentos difícil donde se ha requerido de Consenso Nacional y del espíritu de reconciliación para contribuir a soluciones dignas, al igual que formular propuestas, que contribuyan al desarrollo integral de la nación”.

El reconocimiento es firmado por el Reverendo Pedro Pablo Rojas Corea, Superintendente Nacional de las Asambleas de Dios; Obispo Adolfo Sequeira, Supervisor de las Iglesias de Dios de Nicaragua; Reverendo Neftalí Cortez Silva, Presidente Nacional del Concilio Ecuménico de las Iglesias Evangélicas de Nicaragua (CENIEN); el Apóstol Augusto César Marenco del Centro Apostolar Cristiano; el Obispo Nacional Enoc Delgado, de la Iglesia Apostólica Libre en Jesucristo, y el Reverendo Omar Duarte Pérez, Presidente de FIENIC de Nicaragua.

Respaldan la cultura de paz y reconciliación

El también fundador de la UENIC, aprovechó para mencionar que la iglesia evangélica respalda la iniciativa del Gobierno de Nicaragua, al promover una cultura de diálogo, paz y reconciliación en los barrios, “nosotros apoyamos y no solo con oración, sino con una participación efectiva, para que la reconciliación sea profunda y nuestro país siga adelante”.

Por su parte, el facilitador Carlos Escorcia, destacó que, en este encuentro están reflexionando para buscar un proceso metodológico, que permita incidir de forma más efectiva en ese proceso de reconciliación, tomando en cuenta que la palabra de Dios es el alimento espiritual y el pueblo necesita ese alimento.

En este encuentro, el Reverendo Cortez planteó en primer lugar una propuesta de priorizar al máximo la educación teológica y se refirió a la visita al país de una misión del Consejo Mundial de Iglesia con sede en Ginebra, Suiza.