A un año de su tránsito a la eternidad, la práctica y el pensamiento revolucionarios del Comandante Tomás Borge Martínez continúa formando parte de esa herencia que hoy la juventud nicaragüense retoma como bandera de lucha para seguir construyendo la Patria Libre.

Desde la bella Perla del Septentrión, Matagalpa, cuna del Comandante Borge (1930), Jenny Avendaño, de Juventud Sandinista 19 de Julio, explicó que precisamente este legado es imperecedero, y ahora el mismo se refleja en las diferentes tareas revolucionarias que desarrolla el Gobierno Sandinista a través de los jóvenes conductores solidarios.

“Esta juventud es el futuro de nuestro país, es el relevo generacional, y el Comandante Tomás lo dijo en su momento, hay juventud y hay Frente Sandinista para rato, y lo dijo porque verdaderamente hay una juventud comprometida, y por eso nosotros no podemos dejar a parte ese legado, esa lealtad a la patria, ese compromiso hacia las familias más pobres”, destacó.

Avendaño reseñó que la Juventud Sandinista de Matagalpa está cada día imprimiéndole vida al carácter firme y revolucionario que tenía el Comandante Borge, siendo protagonistas desde las trincheras educativas a través de la formación de las brigadas de alfabetizadores, quienes con gran compromiso enseñan a leer y escribir a quienes no han tenido la oportunidad.

“Nosotros ahorita estamos zonificando la alfabetización, estamos en la comunidad de Cañas 1, Cañas 2, Santa Emilia, Las Escaleras, Las Nubes 3, y posteriormente vamos a entrar en San Jerónimo y Piedra Colorada, y otras comunidades donde ya tenemos identificados a los compañeros y compañeras que todavía no saben leer y escribir, pero que pronto sabrán”, aseguró.

Juventud con principios y mística revolucionaria

De igual forma, Everth Ocampo, reafirmó su compromiso frente al legado del Comandante Tomás Borge Martínez, y expresó que la juventud matagalpina está muy comprometida con los valores y la mística revolucionaria que profundizó el fundador del Frente Sandinista.

“Para nosotros, el Comandante Tomás Borge ‘es de los muertos que nunca mueren’, como decía él mismo, así que para nosotros su ejemplo sigue vivo, y siempre recordaremos su lealtad al Frente Sandinista, su lealtad a los principios revolucionarios y a la memoria de la sangre de nuestros mártires y héroes”, manifestó el joven.

Ocampo destacó que antes que pasara a otro plano de existencia, el Comandante Borge celebró su cumpleaños con la juventud matagalpina, por lo que “es muy querido, y aquí lo tuvimos en el Centro Cultural Héroes y Mártires, y tuvimos la oportunidad de celebrarle con él, fue un evento en familia, lo pudimos homenajear y compartir en esta su ciudad Matagalpa”, detalló.

Pese a su avanzada edad, Susana Alvarado, recuerda al Comandante Tomás Borge desde que este era apenas un niño, cuando incluso se le conocía en Matagalpa por amigo inseparable del Comandante Carlos Fonseca Amador, que también en aquel entonces era un menor.

“Nosotros jugábamos juntos, platicábamos y éramos como hermanos. Desde niño él ya mostraba un cierto liderazgo, siempre dijo que iba a ser un Sandinista de cepa, y se ponía un sombrero, y hacía la pose de Sandino, y se ponía serio. Era un hombre tranquilo, nada lleno de orgullo”, indicó Alvarado, además de manifestar que “la lucha de Tomás fue grande, y pasó a la historia porque fue parte del gran triunfo de la revolución del pueblo”.

Una carta llena de poesía que define los nuevos tiempos

El doctor Moisés González Rodríguez, da fe de haber compartido la misma cárcel en la que estuvo apresado el Comandante Borge por el régimen somocista, y ahora recuerda aquellos crudos días en que fueron torturados por los esbirros de la Guardia Nacional.

“Estuve con él en la Cárcel Modelo, cuando sufrió mucho, fue torturado cruelmente. Por eso ahora lo recuerdo con gran aprecio. Tomás Borge, indudablemente fue el que pudo traducir en poesía y en esencia el pensamiento de Carlos (Fonseca), pero además la acción revolucionaria que Carlos estaba interpretando, y de eso mucho hablamos desde las mazmorras”, señaló.

El doctor González indicó que Tomás, luego de los años de lucha, mandó una pequeña misiva a su familia en ocasión al Año Nuevo de 1977, donde además de enviar un fraterno saludo a su pequeña hija Claudia Sofana, a quien apreciaba mucho, también expresó sus más sinceros ideales, en un pequeño párrafo que cita así:

“Recuerden que la felicidad está en el corazón y es hija de nuestra firmeza, de nuestras convicciones morales, de nuestro amor al pueblo, la felicidad no puede, ni podrá ser jamás prisionera, es libre como lo será algún día nuestro país. Las generaciones futuras disfrutarán de una vida mejor, nosotros tenemos el mérito de habernos sacrificado porque esa vida llegará, caerá sobre el futuro, como cae la luz del sol, como cae la lluvia y la sonrisa de los niños. Abrazos fraternos. Tomás Borge.

Tomás, un revolucionario cariñoso, risueño y muy serio

Francisca Amanda Torres, la histórica combatiente de gafas gruesas, pelo entrecano y una mirada ya cansada por los años, explicó que conoció al Comandante Tomás cerca del Parque Darío, en Matagalpa, que era por donde vivía con su mamá.

“Él pasaba del colegio por la casa, y siempre iba con Carlos (Fonseca). Tomás era un hombre cariñoso, muy risueño, y cuando había que ser serio era muy serio, pero era una persona humanitaria, y tuvo que irse de Matagalpa por motivos de la lucha revolucionaria”, rememora Torres, además de precisar que si algo aprendió de Tomás es a “ser noble, fiel a la causa y querer siempre a los compañeros y compañeras de lucha”.

Asimismo, recordó que para una ocasión, y tratando de despistar a la Guardia Somocista, todos los pobladores se dieron cita en Pancansán, donde hicieron una vela simbólica al Comandante Tomás Borge, y a la cual llevaron flores y velas, lo que ayudó a que el régimen somocista no lo siguiera buscando en este departamento porque lo daban por muerto, “cuando todavía Matagalpa eran tan sólo montañas”.

El historiador matagalpino, Mario Antonio Zúniga, ahora destaca que el aporte más grande del Comandante Tomás Borge en la revolución fue profundizar sobre el pensamiento ideológico de Augusto C. Sandino y Carlos Fonseca Amador, además de hacer cumplir a cabalidad el programa histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

“Tomás sintetiza la lucha de más de treinta años del Frente Sandinista de Liberación Nacional, significa la democracia, la salud, la educación, la vivienda. Tomás es un hombre sempiterno, y es uno de los grandes oradores que ha tenido el Frente como movimiento político”, destacó.

Zúniga hizo un repaso de la historia y explicó que al Comandante Tomás Borge le tocó vivir uno de los calvarios más grandes, que fue años previos a la revolución estando preso, cuando a nivel nacional miles de nicaragüenses emprendieron una campaña denominada ‘Cese al aislamiento de Tomás Borge’, en ese tiempo fue cuando sufrió las torturas más fuertes, por lo que manifestó que “su vida fue de entrega total a la causa, y hoy su legado florece en la sonrisa de los niños, que forman parte de ese futuro que tanto él visionó”.