La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de Nicaragua, recordó este viernes que se cumplieron 88 años del manifiesto Luz y Verdad suscrito el 15 de febrero de 1931 por nuestro General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino.

Dijo que el manifiesto ratifica la fe de nuestro general Sandino y su proyección espiritual sobre el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional.

“Habla de Dios, de esa fuerza invisible, esa fuerza superior a todas las fuerzas del universo”, subrayó la vicepresidenta.

El escrito manifiesta que el principio de todas las cosas es Dios y el amor. También se le puede llamar Padre Creador del Universo. La única hija del amor, es la justicia divina.

“La injusticia no tiene ninguna razón de existir en el Universo, y su nacimiento fue de la envidia y antagonismo de los hombres, antes de haber comprendido su espíritu”, dice el manifiesto.

“Pero la incomprensión de los hombres solamente es un tránsito de la vida universal: y cuando la mayoría de la humanidad conozcan que viven por el Espíritu, se acabará para siempre la injusticia y solamente podrá reinar la Justicia Divina: única hija del Amor”, agrega.

La compañera Rosario señaló que el espíritu Dios y verdad es el amor, el espíritu de luz y que la verdad reine entre nosotros hermanos y hermanas. “Y este día de conmemoración, cuando nuestro general nos habla de la justicia que representa que los pueblos oprimidos rompan las cadenas de la humillación queremos enviar nuestro saludo lleno de cariño y de agradecimiento a Blanca Segovia Sandino Arauz, en su casa donde permanece pendiente de todos los procesos amorosos de resguardo de la paz y la justicia en nuestra Nicaragua”.