Como un luchador inclaudicable, lleno de firmeza y mística revolucionaria, definió el Comandante Guerrillero Edén Pastora al fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Tomás Borge Martínez, a un año de su partida física.

Pastora, quien actualmente funge como Designado Presidencial del Dragado del Río San Juan de Nicaragua, manifestó que el legado que el Comandante Tomás Borge dejó a las familias nicaragüenses estará siempre firme y brillando en el corazón de todo gran revolucionario.

“Tenía mucha entrega y mística a la Revolución Popular Sandinista, y se destaca ese gran amor a nuestro pueblo que nos heredó Tomás, su experiencia como intelectual, su manera de expresar, su constante lucha inclaudicable, que es lo mismo que la firmeza de su carácter”, expresó.

Asimismo, indicó que desde que conoció al Comandante Borge en San Pedro Atacama (Honduras, 1961), cuando venían del Frente Revolucionario Sandino, demostró su espíritu de sacrificio, su entrega, su amor y su firmeza.

“Definitivamente, Tomás siempre fue firme cuando había que ser firme y tierno y delicado cuando lo tenía que ser así. Yo le vi muchas acciones al Comandante Tomás Borge que me demuestran la sensibilidad humana dentro de aquella roca de granito que era”, señaló Pastora.

El también llamado Comandante Cero indicó que “si había algo que impresionaba mucho de Tomás era su oratoria, porque calaba, tenía argumentos contundentes, y no sólo era literatura, sino que la respaldaba con la actitud de él ante la vida, que atestiguaba lo que decía”.

“Tomás fue un hombre amante de la verdad, y como revolucionario y como Sandinista tenía muchas virtudes. Además le gustaban mucho las mujeres, le encantaban las mujeres, a mí me decía que eran la creación más bella de Dios en la naturaleza, a lo cual yo le decía que tenía razón”, expresó entre risas.

El Comandante Guerrillero Edén Pastora recordó que durante la Toma del Palacio Nacional, aquel histórico 22 de agosto de 1978, el Comandante Tomás Borge fue uno de los revolucionarios más emblemáticos liberados durante la lucha insurreccional contra la dictadura somocista.