Mario René Avellán, coordinador municipal de Juventud Sandinista dijo que hoy entregaron 500 láminas de zinc a los pobladores de las comunidades afectadas.

Entre éstas comunidades se encuentran San Pablo, Gutiérrez Sur, Gutiérrez Norte, San Carlos y Chorotega.

Un censo inicial revela que son 300 familias las afectadas por los vientos huracanados que levantaron las láminas de zinc, tumbaron las paredes de madera, se llevaron los horcones de las cocinas y botaron árboles.

Según los reportes de las autoridades locales y los activistas de Juventud Sandinista y del Poder Ciudadano, a pesar de la violencia de los vientos que azotan desde hace varios días esta zona de la Costa del Pacífico nicaragüense, no se reportan víctimas solamente daños materiales.

Denis Antonio García Martínez, líder sandinista de la comunidad Chorotega, dijo que en el lugar habitan 92 familias muchas de las cuales fueron impactadas por la fuerza de los vientos.

García Martínez dijo que esos vientos son un peligro para la población porque una lámina de zinc volando le puede cortar la cabeza o dejar graves heridas a cualquiera.

“Es peligrosísimo, eso corta y puede matar a un niño, a un anciano y a medianoche o en la madrugada, cuándo llegamos vivos al hospital”, dijo el hombre.

Señaló que la comunidad agradece al comandante Daniel y a la compañera Rosario Murillo por la celeridad con que se les dio respuesta con la entrega de zinc y otros materiales, a pocas horas de que pasaron los vientos que parecían un huracán.

“Le damos gracias al comandante que se preocupa por su pueblo y se está poniendo las pilas con la gente pobre que lo necesita y al alcalde también”, añadió.

Parecía un huracán

“Fue como un tornado en la madrugada de ayer, bien fuerte y se apió las casas con paredes y el zinc se lo llevó y quebró otros; hubo casas allá al fondo del caserío que fueron zarandeadas por el ventarrón”, refirió José Guillermo Sánchez Cruz, uno de los afectados.

“De ahí para abajo todo eso lo levantó y prácticamente ahora no podemos tener nada en los patios o fuera de las casas, porque se lo lleva el viento como hoja de papel, hasta las mesas de madera o de plástico, los platos, todo, todo”, dijo otro poblador.

Ronald Areas Gómez, miembro de los CLS sandinista dijo que se han movilizado para ayudar a los afectados atendiendo las orientaciones del Presidente Daniel y la compañera Rosario.

El zinc voló como hojas de papel

Gloria Sánchez dijo que el tornado se le llevó todo el techo a la casa de su hermano, David Antonio Sánchez, eran como seis láminas de zinc que salieron volando como hojas de papel refirió.

José Guillermo Sánchez Cruz lamentó que el ventarrón se le llevó prácticamente toda la casa. “Menos mal que solo yo vivía aquí, si no, quién sabe…” expresó.

Sánchez tiene 27 años de vivir en la comunidad de San Carlos y agradeció profundamente la entrega de 10 láminas de zinc que le hicieron jóvenes de la Promotoría Solidaria.

“Para mí eso es mucho”, añadió, mientras recobraba algunas tablas y otras pertenencias en el terreno donde se levantaba hasta ayer su humilde vivienda.