Aunque el intento de golpe de estado promovido por la derecha fascista de Venezuela fracasó después de las elecciones presidenciales ganada sin discusión alguna por el Presidente Nicolás Maduro, el ahora candidato derrotado, Henrique Capriles, no desiste de sus intentonas y continúa llamando a la desobediencia de la población, con un discurso estridente lleno de violencia y odio.

Sin embargo, la inmensa mayoría del pueblo venezolano, que desea vivir en paz y tranquilidad, ha rechazado estos intentos golpistas de Henrique Capriles, su grupito de oportunistas y el apoyo financiero que recibe de países injerencistas.

¿Cuál es el objetivo de Capriles y la derecha fascista de Venezuela? Simple y llanamente intentar deslegitimar al Gobierno Bolivariano y al Presidente Maduro, legalmente constituido por el voto mayoritario de los venezolanos en las elecciones presidenciales del pasado 14 de abril.

A Capriles y sus adláteres no les importa que todos los gobiernos de América Latina, el Caribe, la gran mayoría de países europeos, incluyendo España y otras zonas del mundo, hayan reconocido como Presidente legítimo a Nicolás Maduro con lo que han dado su respaldo y apoyo inquebrantable a la Revolución Bolivariana.

No. A Capriles, a los grupitos fascistas y los pocos países injerencistas lo que les interesa es retomar el poder y regresar a los viejos tiempones de explotación del pueblo, al que mantuvieron en la marginalidad y el hambre durante siglos.

Señores, no hay vuelta al pasado. La explotación del pueblo no regresará nunca más a Venezuela.

EVITAR PROVOCACIONES

Mientras Capriles continúa con su claro discurso golpista para dañar la estabilidad de las instituciones gubernamentales, el Presidente Maduro ha llamado al pueblo evitar las provocaciones de la derecha venezolana y prevenir más muertes de víctimas inocentes, como los ocho muertos provocadas por las turbas enviadas por el candidato derrotado que, además, incendiaron centros de salud y hasta la sede del partido de gobierno.

Pero, evitar las provocaciones de la derecha fascista, no significa quedarse de brazos cruzados. No. El Gobierno Bolivariano, junto al patriota pueblo debe estar vigilante para confrontar a lo más recalcitrante de la derecha venezolana.

También los pueblos y gobiernos del mundo están atentos a los planes maquiavélicos de los fascistas venezolanos y listos a denunciar los intentos golpistas de Capriles que encabeza la derecha troglodita y sus bandas de facinerosos.

NO HAY MARCHA ATRÁS, A PROFUNDIZAR LA REVOLUCION

Aunque Capriles y los fascistas continúen con sus intentos de golpe de estado, para la Revolución Bolivariana, que nos legó el Comandante Hugo Chávez, NO HAY MARCHA ATRAS.

Por el contrario, la Revolución Bolivariana se profundizará en los próximos seis años de gobierno del Presidente Nicolás Maduro y continuar haciendo Patria, con la mirada fija en los más pobres para sacarlos de la pobreza.

Y es que la victoria del Presidente Maduro es trascendental para los pueblos de América Latina y el Caribe porque juntos, al profundizar la Revolución Bolivariana, se profundiza la independencia de todos nuestros pueblos, hastiados ya de tanta injerencia.

Por lo tanto, derrotados los intentos golpistas de la más rancia derecha venezolana, encabezada por Henrique Capriles, se continuará sin descanso y de victoria en victoria, la herencia que nos legó el Comandante Hugo Chávez:

Profundizar en Venezuela la batalla por una Revolución Cristiana, Socialista y Solidaria, igual a la que implementa la Revolución Sandinista, liderada con gran sabiduría por el Presidente CONSTITUCIONAL Daniel Ortega y la Primera Dama Rosario Murillo.