El director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) Luis Morales, explicó durante una entrevista que el poeta Rubén Darío, trascendió la dimensión de escritor, para ser un humanista, pensador y creador de opinión.

En el 103 aniversario de su paso a la inmortalidad, Rubén Darío se consolida como un pilar de la identidad y nacionalidad nicaragüense y por ello es un héroe nacional y de la independencia cultural, aseguró Alonso en la Revista En Vivo, de Canal 4.

El titular del INC, recordó que Darío hizo un aporte importante en la literatura española que deslumbró a los escritores de la época, cuando retomó el verso alejandrino que es una figura de la literatura francesa y lo coloca en el castellano, como si siempre hubiera estado ahí.

Para Alonso, el poeta Darío es un ejemplo de autodidacta, porque él se cultiva solo, aprende el francés y estudia la literatura española de su época y la de siglos pasados.

Además, el poeta logra definir un pensamiento político claro.

“Él dice en su poema PAX: ya nuestros antepasados están exhaustos de luchar por patria y libertad. Y esto lo retoma Sandino este mismo pensamiento. Sandino era otro personaje ilustradísimo que tuvo una formación política e ideológica”, comentó Alonso.

En ese sentido, dijo que Rubén Darío también fue un embajador de la paz. “Recordemos que, cuando empieza la primera guerra mundial en Europa, él regresa. Europa se deshizo, se desbarato y llega a Nueva York, y llega a Guatemala, y después a Nicaragua realizando una cruzada de paz”.

Morales Alonso recordó que hoy 6 de febrero se cumplen los 103 años del fallecimiento del poeta. “Se dice que es el funeral más largo que se ha dado en el país, en su ciudad de León que lo amó y que él ensalzó, comparándola con Roma o París. Sus funerales duraron 6 o 7 días, en la Catedral de León”, dijo.

En el año 1915 el poeta Rubén Darío pasó la navidad en la ciudad de Managua, y en los primeros días de enero de 1916, regresa a su amada ciudad de León, donde muere el 6 de febrero.