La economía nicaragüense mantiene un ritmo de crecimiento estable y nada indica que pueda sufrir una desaceleración en el corto plazo, confirmaron hoy expertos del Banco Central.

"El comportamiento oscilante observado en la serie original, sugiere un camino relativamente fluctuante, pero sin evidencia clara a una desaceleración al menos en el corto plazo", señalaron, en un informe divulgado a través del sitio www.bcn.gob.ni.

Los especialistas llegaron a esa conclusión luego del análisis de algunos indicadores como el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), que aumentó en febrero 4,1 por ciento respecto a igual período de 2012.

También fundamentaron sus opiniones en la contracción de la serie desestacionalizada en uno por ciento en relación con el primer mes de este año, entre otros indicadores.

De forma paralela, puntualizaron, la serie de tendencia ciclo creció 7,8 por ciento en tasa interanual, lo cual equivale a 0,4 puntos porcentuales más que en Enero.

El informe Índice Mensual de Actividad Económica Febrero 2013 precisa que el incremento de la actividad económica de ese mes derivó de los buenos resultados registrados en la manufactura, agricultura y construcción.

El crecimiento desacelerado de las actividades de transporte y comunicaciones, servicios financieros, silvicultura, pesca y minas, igual aportó a ese logro.

Para los expertos resulta significativo el 21 por ciento mayor en la agricultura, rama que aporta casi el 20 por ciento del Producto Interno Bruto de Nicaragua.

La incidencia de la plaga de la roya no impidió el buen comportamiento en el sector cafetalero, lo cual se sumó a resultados alentadores en la producción de caña de azúcar, el manó, malanga y yuca, según los evaluadores.