En una comunicación íntima con Dios, la Iglesia Nazareno realizó este jueves una noche de unción y oración, para pedir al Creador que permanezca la paz, reine el amor y la reconciliación en Nicaragua.

Desde el templo, ubicado en el barrio Costa Rica, Yamileth Gradis, Secretaria Política del distrito IV, expresó que piden a Dios que siga bendiciendo la nación.

“También estamos pidiendo por nuestro presidente Daniel Ortega y nuestra vicepresidenta Rosario Murillo, por su familia y por todas las familias nicaragüenses”, dijo.

Aseguró que se reafirma la misericordia de Dios, con esta paz que gozamos los nicaragüenses “y un paso importante es perdonarnos entre nosotros, con amigos, familiares, vecinos, compañeros de trabajo, porque somos hijos de un mismo Dios”.

Gradis, valoró que “con Dios en nuestro corazón, con mucho amor, devoción, fortaleza espiritual, estaremos viviendo felices y contentos en nuestra Nicaragua”.

Doña Dolores Mercado, señaló que es necesario pedirle a Dios por la paz, “esa paz que siempre habíamos tenido y que debe reinar en nuestros corazones y en cada vivienda”.

Manifestó que, en la oración, piden a Dios que derrame sus bendiciones sobre nuestro país, y le de sabiduría al Buen Gobierno.

Por su parte, don Sergio Ruiz, expresó que la oración llena los corazones, “nos hace descansar, nos eleva el espíritu para buscar la paz que Nicaragua necesita”.

“A través de estos encuentros de oración y de unción, le pedimos a Dios que ablande esos corazones, de aquellos hermanos que, por una u otra causa, están confundidos y llenos de odio; porque no hay nada mejor que llenarnos de paz y reconciliación, para que Nicaragua siga siendo bendecida, prosperada y bendita por nuestro señor Jesucristo”.