Un total de 100 detenidos en la cárcel de Estados Unidos, en la ilegal base naval de Guantánamo, permanecen en huelga de hambre, confirmaron hoy autoridades militares.

Desde 2002 la Casa Blanca mantiene un centro de internamiento en esa instalación ubicada en territorio cubano contra la voluntad del pueblo y Gobierno de la isla caribeña.

De acuerdo con informes oficiales, 20 de los huelguistas reciben alimentos de manera forzosa a través de tubos conectados al estómago, y cinco de ellos continúan hospitalizados, aunque no están en peligro inminente de muerte, señaló la cadena CNN.

La cantidad de participantes en el ayuno aumentó constantemente desde que se inició el movimiento el 6 de febrero, cuando las autoridades en la base dijeron que eran nueve, pero los abogados de los presos aseguran que el número de huelguistas es mayor.

Los prisioneros continúan la protesta por los abusos cometidos en su contra y las condiciones de su detención durante más de una década, sin que se les impute acusación oficial alguna a la mayoría de ellos.

Los reos protestan en rechazo a medidas como el confinamiento por tiempo indefinido, los registros a sus pertenencias y confiscación de copias del Corán, el libro sagrado de los musulmanes.

En 2009, tras asumir su primer mandato, el presidente Barack Obama firmó una orden ejecutiva para cerrar la prisión de Guantánamo en menos de un año, pero la cárcel permanece en funciones y alberga a 166 detenidos.

Activistas y organizaciones defensoras de derechos humanos han denunciado el empleo de técnicas crueles en esa instalación como la privación del sueño, encierros de los prisioneros desnudos en habitaciones con bajas temperaturas e interrogatorios extenuantes.