Nicaragua tiene la intención de llevar al país a un maestro cubano para adiestrar a los ajedrecistas de cara a las Olimpiadas y los certámenes internacionales, reveló hoy el jugador de ese país Carlos Dávila.

"Estamos evaluando la posibilidad de llevar algún maestro cubano para entrenar a ajedrecistas de alto rendimiento ya sea para Olimpiadas o torneos internacionales", afirmó Dávila a Prensa Latina en el hotel Habana-Riviera, sede de la edición 48 del Memorial Capablanca.

El centroamericano consideró que la disciplina ha tenido progresos en su país, con la organización de algunas lides internacionales y una buena cantidad de trebejistas que han alcanzado el título de Maestro FIDE.

Además aplaudió la idea del crear asociaciones de ajedrez por todo el país para que no estuviera centralizada la cuestión de los gastos y presupuesto por parte de la Federación Nacional, muy criticada a causa de su falta de gestión.

Esa decisión permitirá que el presupuesto gubernamental se destine totalmente al desarrollo del ajedrez y la formación de las figuras mas jóvenes, precisó el Maestro Internacional, quien participa en el grupo Premier.

Según Dávila, el clásico cubano es una buena oportunidad para toda Latinoamérica y otros países del mundo de comprobar con mayor objetividad el nivel de juego alcanzado por sus trebejistas.

El ajedrez de Cuba tiene escuela y en otras naciones están interesadas en crear ciertos modelos parecidos al de la isla, con ello han habido algunos avances en la región, pese a que la Federación Internacional de este deporte no le ha dado todo el impulso al deporte en las Américas, añadió.

Para el nicaragüense, la disciplina en América Latina todavía está en fase de crecimiento y necesita buscar nuevos relevos a los más de 70 Grandes Maestros que tiene.

De acuerdo con Dávila, el cubano Leinier Domínguez ha elevado bastante su preparación para mantenerse en la élite del mundo, pero considera que debe buscar nuevos métodos alternativos y no centrar en uno o dos preparadores.

Sobre sus próximos compromisos, Dávila citó su participación en el Abierto de México y no descartó algún certamen en Europa, así el torneo continental, donde intentará dar otro paso más en busca de la primera norma de Gran Maestro, el título más anhelo de su carrera.