En Bilwi teniendo como escenario la comunidad indígena de Kamla, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional realizó el lanzamiento de la Política de Estado para una Cultura de Paz y Reconciliación.

El polideportivo de la Universidad Uraccan fue el lugar donde se llevó a cabo el acto con el acompañamiento del coordinador del Gobierno Regional Autónomo Costa Caribe Norte compañero Carlos Alemán, el alcalde de Puerto Cabezas compañero Henry Herman, la compañera Rose Cunningham alcaldesa del municipio de Waspam, el comisionado mayor Oswaldo Pérez Woo, jefe de la policía nacional de Puerto Cabezas y Waspam, la reverenda Vicky Tatum de la iglesia Morava Creole y las compañeras Jahoska Rivas y Carol Herrera del Ministerio de la Familia del nivel central.

El compañero Carlos Alemán, explicó de la importancia del diálogo y de la cultura de paz, recordó que gracias al diálogo y de llegar a consenso se pudo en la Costa Caribe de Nicaragua iniciar un proceso de autonomía que con los años y poniéndonos de acuerdo hemos logrados ir avanzando.

El compañero Alemán dijo: "recordemos que 1985 aquí en una comunidad de Yulu hoy llamada la capital de la paz los costeños y costeñas nos sentamos para hablar de paz, de Reconciliación y después fuimos ejemplo para toda Nicaragua. Hoy de esto mismo nos vienen a hablar las compañeras del Ministerio de la Familia de una cultura de paz con el objetivo de que se convierta en ley”.

La compañera Jahoska Rivas, del Mifan, explicó que “venimos a dar conocer esta política que será elevada a ley y aquí le explicamos este documento que plantea las líneas de acción estratégicas que buscan salvaguardar la paz, la estabilidad, la no violencia, el bien común y la convivencia pacífica entre los nicaragüenses, mediante el uso y práctica de valores, actitudes y conductas inspiradas en los principios de libertad, justicia, democracia, tolerancia, solidaridad y derechos humanos”.

Rivas agregó que "los nicaragüenses somos gente trabajadora y vamos a trasladar esa cultura de trabajo y paz a nuestros hijos, vamos a fortalecer la espiritualidad porque somos un pueblo cristiano”.

El acto contó con la participación de estudiantes universitarios, wihtas, presidentes territoriales, pikineras, buzos y sindicatos de pescadores.