Dragón Ball Broly se ha estrenado en Nicaragua, y tras una semana de estreno ha roto ya grandes records en taquilla. Además, analizamos a fondo la cual es hoy por hoy, la mejor película de Dragón Ball.

Después de su éxito en los 90’s, tuvieron que pasar 18 años antes para que una nueva película de DragonBall llegara a la actual generación. DragonBall Z: La batalla de los dioses (2013) fue un fenómeno mundial de tal impacto, que terminó de sacar a su creador Akira Toriyama de su exilio. Y luego de la segunda película (La resurrección de Freezer, en 2015) cuya trama se integraría en DragonBall Super, Goku y los Guerreros Z seguirían con las aventuras por defender la Tierra.

Cabe destacar que en Nicaragua, la comunidad Otaku Anime es muy grande y concurrida, esto pues gracias a las influencias del Anime y Manga Japonés, que ha perdurado gracias a las relaciones con el hermano Pueblo de Japón por décadas, lo cual hace posible que todas las generaciones actuales y noventeras que crecieran con la serie, amen mucho más la película.

Ya adentrándonos a la historia, Dragon Ball Super Broly es, fácilmente, la mejor película del personaje hasta el momento. La cinta no sólo trae de regreso al villano más amado por los fans de DragonBall (estadísticas de diversos países lo confirman), sino que el tratamiento que se ha dado a todo el producto en sí es extraordinario. 

Hay que resaltar que sus 2 secuelas poco brillantes en 1994 y 1995, no son canon del manga y serie anime, ósea, no son oficiales creados por Akira. Los 100 minutos de Dragon Ball Super Broly están bien narrados centrándose en la acción (como fuera en la época dorada de la saga DBZ), sin caer en monólogos y flashbacks innecesarios.

La historia (que por fin se vuelve parte del canon) cuenta no sólo el origen del saiyajin exiliado Broly y su padre Paragus, sino que por fin vemos una narración clara del origen de otros dos personajes clave: Kakaroto (Goku) y Vegeta.

Hay muchos a otras grandes películas y sagas clásicas; guiños al villano exiliado estilo StarTrek II: La ira de Khan y el origen de Superman llegan a ser algo notable. La naturaleza “egoista” de Bardock y la introducción de la linda mamá de Goku (Gine) establecen una ligera diferencia, y de hecho, nos dejan con la pista de que podría no ser la última vez que sepamos de ellos. 

Lo que sí es impecable es el doblaje, a cargo de Mario Castañeda, René García, Gerardo Reyero y Ricardo Brust: tras dos películas y una serie recientes, todos se escuchan de forma más natural y orgánica. La dirección de Eduardo Garza lleva a los personajes habituales y los nuevos rostros a un nivel elevadísimo de entrega, calidad, humor y hasta seriedad (Brust quedó afónico tras grabar esos asombrosos gritos de Broly).

Esta cargada de efectos especiales que se pueden disfrutar en 2D y 3D y mucho pero mucho Fan Service, con una banda sonora muy buena.

DragonBallSuper: Broly, ya ha arrasado en taquilla mundial como lo ha hecho en Japón. Publicaciones como Newsweek, Forbes, Den of Geek o Anime News Netwok cantan sus alabanzas por la nueva película de DragonBall por todo el Mundo.

Este 2019, la saga DragonBall cumplirá 35 años de existencia, y aunque sabemos que AkiraToriyama y Toei tendrán más sorpresas para festejar, sin duda la película de Broly demuestra, por sí misma, por qué este anime/manga es uno de los más amados por millones de fans alrededor del mundo.