Ercilda de la Concepción Rojas Gómez fue bendecida la mañana de este jueves 17 de enero con una nueva vivienda. Una casa digna en la que podrá vivir con sus hijos e hijas de manera segura y sin miedo a anegarse.

Durante el acto de entrega estuvo presente la alcaldesa de Managua, Reyna Rueda y el excelentísimo embajador de China‑Taiwán, Jaime Chin Mu Gu, quien llegó acompañado de su esposa Cindy Wu.

"En el Israel Galeano son exactamente 4 mil 725 hermanos y hermanas que habitan en este barrio donde nosotros hemos venido poquito a poco mejorando las condiciones de las familias, hemos hecho inversiones en este barrio en 12 cuadras de concreto hidráulico, se ha venido mejorando el drenaje pluvial a través de diferentes proyectos que han venido a mejorar enormemente las condiciones de vida sobre todo de salud de las familias", explicó la alcaldesa de Managua, compañera Reyna Rueda.

Rueda siguió comentando que "sólo en este barrio hemos entregadas 22 casas solidarias y —primero Dios— que nos siga dando la oportunidad de ir acompañando en restitución de derechos a estos hermanos y hermanas. Hoy es la vivienda número 44 gracias a ese amor, ese cariño, esa solidaridad del pueblo y gobierno hermano de China-Taiwán que representa nuestro amigo embajador Jaime y su equipo de trabajo".

"Pedimos a Dios que nos siga acompañando en este caminar, pensar siempre hacia el futuro con nueva victoria, hacia nuevos proyectos que vengan a mejorar las condiciones a las familias", recalcó la edil capitalina, quien detalló que el distrito siete cuentas con 58 barrios.

Por su parte, el embajador de China‑Taiwán, mencionó que "Doña Ercilda ahora tiene una casa linda para vivir acá, es su hogar y la Alcaldía está construyendo hogares a familias que han perdido sus casas y en la embajada de Taiwán nos sentimos muy contentos al ver estos resultados y vamos a seguir apoyando a la Alcaldía de Managua para construir más casas y construyendo la paz de la sociedad", expresó el embajador.

"Estoy feliz porque ya no me voy a mojar. Agradecida con Dios y la Alcaldía porque en mi casa vivimos ocho personas y hoy todo es diferente. Antes me robaban las pocas cosas que tenía, pero ahora que tengo llaves, puedo dejar sólo e irme a lavar y a planchar para ganarme la vida", comentó Ercilda.

CASA2

CASA2

CASA2

CASA2