El Gobierno de Nicaragua presentó al Cuerpo Diplomático la “Línea Base de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, provenientes de la deforestación y degradación de bosques en Nicaragua para el periodo 2005-2015".

Reunidos en la Cancillería de Nicaragua, el compañero Sidhartha Marín, Asesor del Presidente para Políticas y Asuntos Internacionales, expresó que esta presentación es sujeta al compromiso de Nicaragua, ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la promoción y el cumplimiento del Acuerdo de París.

Este informe, es un trabajo nacional, elaborado por un equipo técnico de especialistas en la materia del Inafor, Ineter, Marena, colaboración de gobiernos regionales del Caribe y asistencia técnica por un programa que implementa el Marena, financiado por el Banco Mundial, certificado por un equipo internacional independiente, que evaluaron y revisaron, cuál ha sido la robustez y que además se ajusta a los estándares internacionales, que emite el Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático.

Además de la presencia de embajadores y embajadoras, miembros del Cuerpo Diplomático acreditados en Nicaragua, por parte del Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional, estuvo presente el compañero Paul Oquist, Ministro-secretario privado para Políticas Nacionales, la compañera María José Corea, ministra del Ambiente y los Recursos Naturales (MARENA); Sumaya Castillo, codirectora de Inafor, Vladimir Gutiérrez, codirector de Ineter, Claudia Cárdenas, codirectora del INTA, y Javier Gutiérrez viceministro del Marena.

La exposición estuvo a cargo de Javier Gutiérrez, viceministro del Marena, en la que presentó lo que se conoce como Línea Base de las Emisiones ocurridas en un período de 10 años que se originaron a través de los procesos de deforestación.

Con esta Línea de Base, Nicaragua se suma a los 33 países que han enviado su informe de reducción de emisiones, proveniente de los bosques.

“Los Estados Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas, decidieron que todos los países deben presentar cuáles son las emisiones provenientes de la deforestación y degradación y que este proceso sirva para poder medir el desempeño de nuestros países, en cumplimiento de las reducciones correspondientes y dar cumplimiento al espíritu de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático”, expresó Gutiérrez.

Apuntó que la segunda causa del aumento de las emisiones son los procesos de deforestación y degradación forestal, por lo tanto, el cumplimiento de estas metas es fundamental para el cumplimiento del Acuerdo Universal.

Mencionó que, esto va a permitir cumplir lo que indica el mecanismo de bosque, conocido como Reducción de Emisión por Deforestación y Degradación (REDD+).

Conclusión de la información recopilada

El viceministro de Marena explicó que para este trabajo se usaron alrededor de 5 mil 359 puntos de verificación con un método novedoso conocido como malla sistemática de puntos a través de la tecnología con imágenes de alta resolución.

“El Instituto Nacional Forestal, tiene más de 300 parcelas en todo el país y allí se viene recolectando datos de la dinámica de los bosques, dato que se procesa con los especialistas y se genera un factor de emisión”, dijo.

Al 2015, detalló que Nicaragua tiene 4.7 millones de hectáreas, “la tasa deforestación bruta en ese año, se calculó en 147 mil hectáreas al año, una tasa alta, considerando el promedio centroamericano, con una tasa de recuperación anual de 46 mil hectáreas”.

“Nuestro sistema ecológico, se está revegetando y regenerando en un tipo de sistema, alrededor de 46 mil hectáreas; esto es importante porque son áreas que podemos manejar, rescatar y lograr en un mediano a largo plazo, bosques secundarios o sistemas que combinan el árbol y recuperar la vegetación. Por lo tanto, tenemos una tasa neta de deforestación en 2015 de 100 mil hectáreas”, informó.

Apuntó que se están haciendo análisis para incluir la Cruzada Nacional de Reforestación, reduciendo la tasa neta.

El informe concluye que, en términos de deforestación, en el 2005-2015, tuvimos 15.6 millones de toneladas de carbono por año, producto de la degradación del bosque, alrededor de 3.5 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.

“El esfuerzo que se va a hacer es aumentar cada vez, esa capacidad de absorción, lo que se conoce como aumentar los sumideros de carbono, que es aumentar vegetación en diferentes formas, para que absorban más y cuando se haga el balance, se obtengan valores más optimistas”, dijo.

Paul Oquist, ministro-secretario privado para Políticas Nacionales, expresó que Nicaragua tiene una política de avanzar y tiene capacidad tecnológica como se refleja en la Línea de Base presentada.

Esta Línea de Base fue elaborada por técnicos nacionales, que estimaron las emisiones y captaciones C02, lo que muestra que tenemos la capacidad, vamos a tener fuente de financiamiento, hay voluntad política y se demuestra al dar alta prioridad a proyectos de energía renovable y reforestación, así como el protagonismo de Nicaragua en el campo de Cambio Climático en foros internacionales, donde el país ha tenido un papel de liderazgo”, dijo.

Una vez que Nicaragua presente el informe a la Convención Marco de Naciones Unidas, es elegible para lograr movilización de fondos, a través del Fondo Verde del Clima por medio de una ventanilla que se conoce como Pagos por Resultados.