Autoridades en China anunciaron este viernes que la cepa H7N9 de la gripe aviaria se propagó, por primera vez, al sur del país, donde un hombre de 65 años se convirtió en la segunda persona contagiada por el virus en esa región.

Esta última víctima es un habitante de la provincia de Fujian, situada frente a Taiwán, la isla que confirmó un primer caso "importado" de gripe aviaria H7N9, informaron las autoridades sanitarias de esa provincia. Se trata de un sujeto apellidado Luo, y fue hospitalizado a mediados de abril al mostrar síntomas gripales.

El otro caso es un jubilado de 69 años apellidado Xiong, que comenzó a mostrar síntomas de fiebre, una fuerte presión en el pecho y diarrea, por lo que fue hospitalizado en "estado crítico" en Nanchang, capital provincial de Jiangxi (también al sur), señaló el departamento de salud de esa entidad.

También se dio a conocer que el hombre no había salido de la ciudad recientemente, ni había tenido ningún contacto con aves muertas, aunque sí con vivas cerca de un mercado.

Un total de 23 personas murieron en China después de haber sido contagiadas por el virus H7N9 y, además, se han registrado casi 120 infecciones humanas, según el último balance oficial.

El Gobierno chino anunció este jueves que dedicará 303 millones de yuanes (48,6 millones de dólares) a prevenir posibles nuevas infecciones entre humanos.

"El H7N9 es uno de los virus de gripe más mortíferos", afirmó la víspera un miembro de un equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que lleva a cabo investigaciones en China sobre esta enfermedad, que se transmitió por primera vez al ser humano hace unas semanas.

En ese sentido, este miércoles expertos de la OMS y las autoridades sanitarias chinas confirmaron que este potente virus no se contagia entre humanos y que la única vía de transmisión confirmada es de aves a humanos, aunque subrayaron que "aún no nos podemos descartar nada".