Han pasado 49 años del tránsito a la inmortalidad del poeta y héroe revolucionario Leonel Rugama y el pueblo esteliano lo recuerda como un joven que estuvo involucrado fuertemente en la lucha contra el régimen somocista, una vez que salió del Seminario.

A Rugama se le atañe el cargo de ser el primer líder político agitador que tuvo el sandinismo, pues con su espíritu benevolente encabezó todos los movimientos y las protestas estudiantiles contra las injusticias de la dictadura de Somoza.

Su primo hermano Manuel Gámez, indicó que Leonel fue uno de los pioneros de la poesía de protesta que, en aquel momento, muy pocos entendían.

“Es una paradoja, que, en vida, la poesía de Leonel era muy poco entendida, hasta que cae el mundo comprometido y la militancia, los literatos y la gente común y corriente comienzan a entender a qué se refería Leonel”, dijo Gámez.

Señaló que Leonel visionaba una revolución como la única alternativa que le podría brindar al pueblo nicaragüense paz y tenía la certeza que eso solo lo podía hacer el Frente Sandinista.

A la vez relató que siendo niño compartió hogar con Leonel y él era el que siempre estaba a la cabeza, pues tenía liderazgo para jugar con los demás niños del barrio.

“Leonel tenía un talento nato, liderazgo, era líder del barrio y al mismo tiempo era líder de nuestra familia”, apuntó el familiar de Rugama.

“Fue el que me enseñó a jugar futbol, ajedrez, fue el que nos inculcó lectura. Tener un libro en la mano para nosotros era (como) ahora tener un celular”, agregó.

Por su parte, Rafael Raúdez, Secretario político de Estelí, manifestó que para los estelianos es una figura emblemática.

“Estamos hablando de un joven que, a pesar de su corta edad, hizo una historia revolucionaria muy fuerte y para nosotros siempre ha sido un orgullo que esta tierra lo haya visto nacer”, dijo Raúdez.

LEONEL4

Un ejemplo a seguir

Agregó que ha sido también un ejemplo dentro del quehacer sandinista, digno de seguir, destacando tres elementos fundamentales como: la coherencia que siempre tuvo entre su pensamiento, palabra y hechos, su calidad humana y decisión que tomó a pesar de que fue el mejor alumno, pues pudo tomar el camino cómodo de ser un gran profesional, y tomó el camino difícil.

“Su compromiso con los pobres era el centro del pensamiento de Leonel y creo que está presente en el modelo que tenemos ahorita, que es un proyecto para erradicar la pobreza”, acotó.

Fidel Juárez, vicedecano de la Farem‑Estelí, mostró los exámenes que presentaba Leonel e indicó que el recinto universitario lleva su nombre en su memoria.

“Para nosotros Leonel Rugama es un referente, porque a pesar de su corta edad se entregó tanto y recibió tan poco, pero continúa siendo un referente, porque sigue dando pistas hacia donde encaminarnos en estos nuevos tiempos y en los que los nicaragüenses necesitamos tener este tipo de claridad que tenía Leonel para seguir avanzando”, aseveró el vicedecano.

La estiliana Kelly Palacios señaló que como jovenes están recogiendo el legado de Leonel y todo lo que este joven guerrillero dejó, “y no lo estamos haciendo con fusiles, sino con programas sociales a los jóvenes (…), estamos promoviendo la cultura y la educación, servicios públicos, todo lo que tenga que ver con desarrollo sobre todo para Estelí, porque estamos orgullosos que Leonel haya nacido aquí”.

Aparte de la cultura, para el joven Josell Páramo, el legado dejado por Rugama es el proceso de conciencia social que crea aun siendo joven.

“El hecho de sentir los problemas de la población y hacerlos suyos. El sentir de un joven de las necesidades en esa época, dejar lo que a él le gustaba por meterse a la guerrilla, por meterse a clandestino, y más allá de ser un poeta y guerrillero, era un joven”, manifestó Páramo.

  LEONEL4

 LEONEL4