Unos US$45 millones en ventas fue lo que generó el programa Pymerural durante su primera etapa de ejecución entre el 2008 y el 2013, beneficiando de esta manera a pequeños empresarios de distintas zonas de Nicaragua.

Pymerural es un programa de gobierno financiado por la Cooperación Suiza, y está enfocado en la generación de trabajo en las áreas rurales de Nicaragua a través de dos enfoques fundamentales como son las cadenas de valor y el desarrollo económico local.

Los sectores atendidos durante esta primera fase fueron productores de rosquillas, queso, maíz, dulce, frijoles, bambú, textiles, miel y el sector turismo, los cuales aprendieron a utilizar buenas prácticas de manufactura y las buenas prácticas agrícolas para de esta manera acceder a mejores mercados y por ser más competitivos.

“Hemos generado ingresos por ventas por 45 millones de dólares y hemos generado igualmente ingresos netos adicionales de 7.3 millones de dólares. Esto ha implicado un trabajo día a día con los beneficiarios, pero principalmente es (el resultado de) el deseo de los beneficiarios de salir adelante”, dijo Nidia Pereira, coordinadora Nacional de Pymerural

Es necesario señalar que este programa atendió a 6 mil 166 productores y generó más de 3 mil empleos directos en todas las áreas de acción antes mencionadas.

Pymerural también se ejecutó en Honduras bajo los mismos lineamientos que en Nicaragua, aunque en otras cadenas de valor.

“Ahora estamos finalizando esta fase y dando inicio a una fase de cierre que termina en diciembre del 2014, donde se pretende afianzar el anclaje de estas experiencias en instituciones locales o nacionales que tengan el potencial de tener un mayor alcance ya sea vía adaptación o la masificación de las buenas experiencias que se han tenido con el programa”, explicó el coordinador regional Iván Rodríguez.

Los pequeños empresarios afirmaron que para ellos el programa marca un antes y un después.

Hemos mejorado nuestras técnicas productivas. Antes no teníamos un acabado del producto como ahora lo tenemos”, dijo Franklin López, de Miel de Abeja El Maná, departamento de Masaya.

López señaló que del 100% de su producción de miel solo el 30% es para consumo local, mientras que el resto se exporta a Dinamarca.

Otro de los que han visto un cambio radical son los miembros de la Cooperativa de Productores de Caña (COPROCA RL), de Nueva Segovia.

De acuerdo a Juan Matute, uno de los socios, actualmente están haciendo todos los trámites para poder exportar panela granulado, ello gracias a los cambios en el sistema de producción desarrollados a partir de este programa.