La compañera Rosario Murillo, vicepresidenta de la República lamentó la muerte de Luis Emilio Gámez, cuyo seudónimo era “Dimas”, combatiente histórico del Frente Sandinista de Liberación Nacional que participó en las tres insurrecciones de Estelí con el comandante Francisco Rivera Quintero, “El Zorro”, en las columnas Filemón Rivera y Facundo Picado. 

Luis Emilio Gámez fue el primer jefe de la Policía Sandinista en Estelí de la cual fue fundador después del triunfo de la revolución.

“Tenía 64 años, hablamos con una de sus hijas y le expresamos nuestra solidaridad, nuestro abrazo fraternal y la convicción que Nicaragua, con hermanos y hermanas como Dimas y tantos compañeros y compañeras van adelante de victoria en victoria y con la familia de estos compañeros tan valientes y tan comprometidos como cada uno de ellos”, subrayó.

Agregó que fue un destacadísimo militante, consecuente hasta su último aliento. “Nuestro abrazo a todos los hermanos estilianos que están dándole cristiana sepultura esta mañana y nuestro abrazo a toda la familia. Grandes batallas hermano Dimas, para grandes victorias. Ustedes inspiran, son ejemplos con ese heroísmo de amor, a todas las generaciones de sandinistas y de nicaragüenses".

Joan Soreda, ejemplo vivo de solidaridad militante

La Compañera Rosario Murillo también se refrió a la muerte del hermano Joan Sureda, hermano catalán profunda y permanentemente solidario con la Revolución popular Sandinista como miembro del Comité Europeo de Solidaridad con Nicaragua y la Revolución Popular Sandinista.

“Falleció ayer. Le estamos enviando una carta al Comité Europeo de Solidaridad con la Revolución Popular Sandinista, una carta del comandante y mía, expresándole no solo nuestra solidaridad, sino nuestro profundo reconocimiento y cariño por esa consecuente militancia del compañero Joan con la causa de la revolución, con la causa de la justicia, con la causa del amor. Joan Soreda, ejemplo vivo de solidaridad militante con los pueblos determinados, con los pueblos comprometidos con la libertad y el decoro como decía Sandino”, finalizó la Compañera Rosario.