n poco más de 100 años tiene de estar en vigencia el Código Procesal Civil de Nicaragua, mismo que está siendo actualizado y modernizado, para luego someterlo a un proceso de consulta con todos los sectores jurídicos y sociales del país.

Este jueves miembros de la Comisión Redactora del nuevo Código Procesal Civil, se reunieron en el Salón Rubén Darío de la Asamblea Nacional, para seguir escribiendo y formulando los 8 libros y más de 900 artículos que contendrá esta norma que regulará las causas jurídicas civiles en el país.

En el encuentro participaron diputados de la Comisión de Justicia de la Asamblea Nacional, magistrados del Tribunal de Apelaciones de Managua, entre otros actores jurídicos que conforman la citada comisión redactora.

La Presidenta de la Comisión de Justicia, diputada sandinista Irma Dávila, comentó que este nuevo Código Procesal Civil viene a dar mayor oportunidad de justicia a todos los sectores. Subrayó que la norma viene a introducir la oralidad en los procesos civiles, algo que ya ocurrió en el Código Procesal Penal.

“Viene a agilizar, viene a ordenar, viene a simplificar, introduce la oralidad, introduce la transparencia, hay mejores sentencias y esperamos mejores actitudes de los operadores de justicia, de forma tal que este código va a trascender, porque hablamos que son más de 100 años que no se tocaba este Código Procesal Civil”, dijo Dávila.

La legisladora indicó que luego de finalizarse la redacción de la ley, inicia en mayo un proceso de consulta, que espera sea concluido en julio, con los aportes que puedan dar los estudiantes de las diferentes facultades de derecho, las asociaciones y barras de abogados y los representantes de las instituciones del Estado que tengan que ver con el tema.

“Queremos hacer una consulta de forma amplia, de forma tal que el resultado y el dictamen que entreguemos al pueblo de Nicaragua, sea una ley que venga a cambiar la vida de los [email protected] que hacen uso de la justicia”, exclamó la legisladora.

Durante el encuentro, se expuso el libro sexto del Código Procesal Civil que está referido a la “ejecución forzosa”.

“Realmente esto es muy importante porque viene aclarar que cosas se puede realmente ejecutar, pero lo importante es que te da el procedimiento, porque antes había mucha dispersión para la ejecución y la novedad que ahora viene a simplificar y te da el procedimiento que se puede utilizar para ejecutar títulos judiciales, no judiciales, ejecuciones hipotecarias y prendarias. Entonces viene a mejorar, viene a ordenar, porque antes estaba muy dispersa para hacer cualquiera de esas ejecuciones”, explicó.

También se abordó el séptimo libro que tiene que ver con la jurisdicción voluntaria de las partes.

“Esto es muy importante para los ciudadanos que hacen uso de la justicia, porque cuando no hay pleito, cualquier ciudadano puede acercarse a un notario y no necesariamente al juez como es actual y puede resolver y descongestionar temas que tengan que ver con guarda de los bienes, con reposición o rectificación de partidas de nacimiento”, concluyó Dávila.