Familias de diversos barrios del Distrito VII de la capital se reunieron en el sector de Villa Libertad, para realizar una jornada de unción y bendición, para clamar por la tranquilidad, la paz y la seguridad del pueblo nicaragüense.

En el encuentro participaron oficiales de Policía, pastores evangélicos, madres de héroes y mártires, jóvenes y mujeres, que llamaron a todo el pueblo nicaragüense a unirse en esta petición de paz.

Nosotros con la comunidad y con las familias del Distrito VII estamos realizando actividades con los líderes religiosos que han hecho un trabajo enorme de unción, de bendición a las familias, con la idea de llevar el modelo de paz, de diálogo y consenso, la política de cultura de paz a todas las familias por medio de la palabra de Dios”, indicó el compañero William Ramírez.

Añadió que esta jornada de unción y bendición han tenido todo el respaldo de las familias y de los dirigentes evangélicos en los barrios y comunidades.

Estamos rogándole a Dios para que nos ayude a tener conciencia de perdón y reconciliación que tanto necesitamos en Nicaragua, porque todos somos hermanos y Cristo nos manda a dar perdón y recibir perdón. Estamos pidiendo a Dios para que nos siga bendiciendo y siga nuestro comandante vivo para seguir recibiendo esa restitución de derechos que el comandante ha implementado a través de su gobierno, señaló Marco Antonio Valdivia.

Estas jornadas de unción y bendición se realizan de manera simultánea en distintos barrios de Managua y en otros municipios, con el ánimo de fortalecer la paz y la reconciliación que debemos promover todos.