Pobladores del distrito tres de Managua junto a autoridades religiosas de diferentes denominaciones evangélicas, realizaron un acto de unción y oración en la subestación policial del barrio San Judas, donde clamaron por la paz, la seguridad y la unidad de las familias, además oraron por cada uno de los miembros de la Policía Nacional que laboran en el sitio.

Los asistentes en una sola voz elevaron plegarias y alabanzas, donde la fe queda evidenciada como la más grande arma para vencer el odio, la muerte y la destrucción, así lo expresó el pastor Juan Pablo Castillo, líder de la Iglesia Predicando la Palabra.

Hoy ungimos este lugar para que sea liberado de esos espíritus del mal que operan a través del odio y la muerte, porque nosotros queremos paz y sabemos que en Dios encontramos fortaleza para librar grandes batallas, la oración es la que nos brinda consuelo, protección y por eso hoy clamamos al creador para que guarde a nuestros hermanos policías y a todo el pueblo nicaragüense, expresó.

La unción se realizó con aceite consagrado y cada uno de los pastores invitados oró para que los corazones de los nicaragüenses sean renovados y aliviados por el dolor vivido tiempo atrás.

Dios nos manda a orar por la paz, por la nación y los gobernantes, este es el momento de poner en manos de Jesucristo el andar de nuestro país y sabemos que la oración es el enlace perfecto. Hay una promesa para Nicaragua y sabemos que él nos va a librar de la maldad y hará de nuestro país un lugar próspero porque todo se puede en Cristo que nos fortalece y nos hará victoriosos, subrayó el Pastor Juan Ramón Castro, del Ministerio Velad y Orad.